COSTA RICA
Presidencia de la República
MIDEPLAN

Proceso de Concertación


PROYECTO DE LEY (Expediente 13.476)
Presione el clik derecho si desea obtener el documento en formato work 95

 

PROYECTO DE LEY

LEY DE SEGUROS

 

Expediente No. 13.476

 

ASAMBLEA LEGISLATIVA:

El mercado de seguros juega un papel de enorme importancia en el desarrollo económico y social de un país, pues permite la redistribución de los riesgos de manera que los agentes económicos -es decir, las personas y las empresas- para quienes no resulta deseable asumir de manera individual ciertos riesgos, los transfieran hacia otros agentes –las empresas aseguradoras– que están dispuestos a asumirlos por ellos, a cambio del pago de una prima.

Pero el mercado de seguros juega también otro papel en el proceso de desarrollo, pues contribuye al crecimiento del mercado de capitales y, en particular, sirve de estímulo del ahorro de largo plazo, tan importante para el financiamiento de la inversión y el crecimiento económicos.

Ahora bien, para que el mercado de seguros pueda cumplir adecuadamente estas funciones en el proceso de desarrollo económico y social, deben cumplirse ciertas condiciones. En este sentido, es indispensable que este mercado se encuentre bien regulado, y bien supervisado.

En el caso de nuestro país, es bien sabido que ninguna de estas condiciones se ha venido cumpliendo. La razón estriba, en buena medida, en la obsolecencia del marco legal de la actividad de seguros, que encuentra su base en legislación aprobada hace 75 años, con reformas de 1940, 1973, y en 1977 en que se estableció por ley el Monopolio de Reaseguros. En otras palabras, los componentes más modernos de la legislación en materia de seguros en Costa Rica tienen más de veinte años de antigüedad.

Entretanto, los mercados de seguros no han permanecido estáticos. Por el contrario, se han desarrollado nuevas figuras y nuevas tecnologías, tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

Esto ha provocado que en nuestro país lleguemos al punto de que aspectos básicos de la relación contractual entre el asegurador y el asegurado no están adecuadamente regulados – en algunos casos ni siquiera definidos – en nuestro ordenamiento legal.

Aún más, carecemos de un ente supervisor del mercado de seguros, análogo a los entes que regulan el mercado bancario y el mercado de valores, cuya importancia es universalmente reconocida. En Costa Rica no existe un ente que tenga la responsabilidad, y la capacidad técnica, de ejercer esa supervisión. Aunque parezca increíble, en todo el continente americano Costa Rica y Cuba son los dos únicos países sin una Superintendencia de Seguros, o un ente equivalente.

Lo expuesto permite concluir que es imperativo modernizar nuestra legislación en materia de seguros, con el fin de garantizar en una forma adecuada los intereses de los asegurados, y a la vez, dotar de mayor estabilidad el sistema financiero nacional.

No obstante, una visión completa de este panorama no puede dejar de lado el hecho que la problemática del mercado de seguros en Costa Rica va más allá de la necesidad de solventar los aspectos de actualidad de la ley y la creación de un marco regulatorio moderno. Lo anterior, pues estos en sí mismos no garantizan una reducción en el precio de las pólizas, ni un incremento en la variedad y calidad de los seguros, que son, en última instancia, el interés más inmediato de los clientes actuales del INS.

Para lograr este objetivo, se hace indispensable modificar el mercado de seguros, rompiendo el monopolio de seguros y reaseguros, con el propósito de fomentar la competencia y mediante ella, obtener los beneficios enunciados en el párrafo anterior.

En ese contexto de un mercado abierto, una institución autónoma tendría una seria desventaja competitiva, producto de los controles que se imponen al sector público, para resguardar sus activos. El proyecto que se presenta a su consideración, plantea el traspaso de la cartera de seguros comerciales a una sociedad anónima cuyas acciones se venderían, en un 40 por ciento, a un socio estratégico, que incorpore la nueva tecnología en la administración de seguros y por ese medio incremente la competitividad del sector.

Además, propone que los recursos provenientes de la venta tengan un claro fin social, destinándose, también en concordancia con el proceso de Concertación, al pago de pensiones del régimen no contributivo y de los educadores, así como para el financiamiento de la educación y la reducción de la deuda interna.

Ahora bien, la obsolecencia del marco legal, la carencia de un ente supervisor y la estructura del mercado, no son problemas nuevos, ni mucho menos. Han sido reconocidos desde hace mucho tiempo, al punto que desde principios de esta década se han elaborado cinco anteproyectos de ley sobre este tema.

Se trata, pues, de problemas añejos, a los que por diversas razones no hemos podido dar una respuesta tan rápida como hubiésemos querido, pero que, en virtud de esa demora, hemos podido ir aquilatando a lo largo de varios años, e identificando las áreas más críticas y urgidas de reforma, y decantando lo mejor de la experiencia de otros países. Es hora de que aprovechemos toda esta experiencia acumulada, y que avancemos con firmeza en el desarrollo de un moderno mercado de seguros en Costa Rica.

El Proyecto que el Poder Ejecutivo está sometiendo a consideración de la Asamblea Legislativa tiene la virtud cardinal de que es el resultado de un amplio proceso de diálogo en la sociedad costarricense, que estuvo acompañado, paso a paso, por un sólido respaldo técnico. No se trata, entonces, de un Proyecto que refleje la visión de una pequeña minoría de ciudadanos, o de un oscuro grupo de técnicos, sino que es un Proyecto cuyos principales aspectos ya han sido ampliamente debatidos por la sociedad civil, y que refleja los acuerdos a los que se ha llegado, con el apoyo de la gran mayoría de los participantes en el debate.

En efecto, como es bien conocido por parte de los señores diputados, el tema de la reforma del mercado de seguros fue uno de los temas que ocupó un lugar prominente en los debates del Foro de Concertación Nacional. En la Comisión del Mercado de Seguros, dentro de ese foro, el tema de la estructura y las reformas necesarias de dicho mercado recibió un debate extenso y serio. Al final de las deliberaciones, se alcanzó un alto grado de acuerdo entre una amplia base de sectores representados en la Comisión, -Sector Cooperativo, Sector Solidarista, Sector Bancario, Magisterio Nacional, talleres de enderezado y pintura, exportadores y las comercializadoras de seguros, entre otros- suscribieron un conjunto de recomendaciones que sirvieron de base para la elaboración del Proyecto de Ley que hoy sometemos a consideración de la Asamblea Legislativa.

La estructura del proyecto, y sus principales características, se describen seguidamente.

El Capítulo I contiene las Disposiciones Preliminares. Se establece cuáles son las entidades aseguradoras autorizadas en Costa Rica, se reservan ciertos términos de uso técnico, se definen actividades prohibidas y actividades complementarias, efectos de nulidad de los contratos, se definen los sujetos sometidos a la ley, y se establecen disposiciones orientadas a mantener la libertad de competencia y contratación en el mercado de seguros.

En el Capítulo II se introduce la primera gran reforma planteada por el Proyecto de Ley: la creación de una Superintendencia de Seguros, y el establecimiento de una serie de disposiciones antimonopólicas diseñadas específicamente para el mercado de seguros, y que vienen a complementar las disposiciones genéricas establecidas en la Ley de Promoción de la Competencia.

En el Capítulo III se establecen las reglas para el funcionamiento de las entidades aseguradores y reaseguradoras. Se definen allí una serie de requisitos que estas entidades deberán cumplir para iniciar sus actividades, pero además se establecen las reglas para el cálculo de provisiones técnicas y para el manejo de las inversiones de las aseguradoras y reaseguradoras, a fin de garantizar la solidez financiera del sistema. Con ese mismo propósito, se definen allí los requisitos en cuanto al capital y el patrimonio, se regulan las fusiones y escisiones, y finalmente se establecen las condiciones que darán pie a la intervención de las entidades aseguradoras y reaseguradoras, y para el levantamiento de dicha intervención.

El Capítulo IV de nuevo contiene aportes fundamentales para el desarrollo del mercado de seguros. En efecto, dentro del marco legal vigente, muchos de los aspectos fundamentales del contrato de seguros no están adecuadamente definidos o regulados. Este vacío es llenado por el Capítulo IV, en el que se definen, uno a uno, los elementos centrales de todo contrato de seguros. Se logra así dar una base jurídica sólida a la actividad de seguros, se eliminan ambigüedades, y reduce, con ello, el ámbito para posibles –y costosos– litigios.

El Capítulo V contiene aspectos de mayor detalle. Allí se definen con precisión las reglas para la operación de los Seguros de Daños, uno de los dos grandes tipos de seguros. De manera complementaria, en el Capítulo VI se definen los Seguros de Personas.

En el Capítulo VII se definen las reglas para la prescripción de los contratos de seguros. En el Capítulo VIII se norma la Comercialización de Seguros, y en el Capítulo IX la actividad de los Ajustadores de Pérdidas.

El Capítulo X es uno de los más importantes pues en él se introducen reformas al mercado de seguros.

En primer lugar, se dispone que al Instituto Nacional de Seguros, que tendrá la naturaleza de institución autónoma del Estado, le corresponderá la administración del Seguro de Riesgos del Trabajo – que ejercerá en condiciones de monopolio – y del Cuerpo de Bomberos.

En segundo lugar, se autoriza la creación de Seguros de Costa Rica Sociedad Anónima. Esta institución se regirá por el derecho privado, y a ella se trasladará la cartera de seguros y reaseguros comerciales que actualmente posee el INS. La constitución de esta sociedad es un paso previo fundamental para concretar una alianza estratégica para Seguros de Costa Rica S.A. y para el fortalecimiento de los regímenes de pensiones de la Caja Costarricense del Seguro Social y del Magisterio Nacional.

Para lograr estos propósitos, el capital social de Seguros de Costa Rica S.A. estará conformado en un sesenta por ciento por acciones comunes, y un cuarenta por ciento en acciones preferentes.

De las acciones comunes, dos terceras partes (o lo que es lo mismo, el cuarenta por ciento del capital social) se venderá a un socio estratégico. También se venderá el cien por cien de las acciones de la operadora de pensiones y del puesto de bolsa que actualmente son propiedad del INS, por no ser actividades escenciales para el negocio de los seguros.

El resto de las acciones comunes, correspondientes al 20 por ciento del capital de la nueva sociedad, se pondrá a la venta de los empleados de la institución y al público en general, por medio del mercado bursátil.

De las acciones preferentes, la mitad (correspondiente al 20 por ciento del capital social) será traspasado a un fideicomiso cuyos beneficios serán destinados al Régimen no contributivo de pensiones.

La otra mitad de las acciones preferentes, será traspasada al Régimen de Capitalización que administra la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional.

Más allá de los detalles de la asignación de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A. este capítulo es de enorme importancia porque en el se establecen las reglas para regular todo el proceso de venta, asegurando su transparencia, la base técnica de la valoración, y evitando la existencia de conflictos de interés a lo largo del proceso.

Finalmente, de las diversas disposiciones en el Capítulo XI, cabe destacar el traspaso del Museo de Jade al Museo Nacional, y la reafirmación de la dependencia del Cuerpo de Bomberos del Instituto Nacional de Seguros.

El conjunto de reformas propuestas, permitirá que nuestro país cuente:

Con una regulación moderna del mercado de seguros, que permitirán un funcionamiento más eficiente del mercado de seguros.

Con instituciones idóneas para la supervisión de dicho mercado.

Con una estructura de mercado competitiva en el área de los seguros comerciales, y con la garantía de que el Estado seguirá brindando, por medio del Instituto Nacional de Seguros, el Seguro de Riesgos del Trabajo y los servicios del cuerpo de bomberos, el cual se financiará con un impuesto del cuatro por ciento de las primas comerciales.

Con un Régimen de Pensiones no Contributivas de la CCSS y un Régimen de Capitalización del Magisterio Nacional financieramente más sólidos, afirmando los principios de solidaridad social característicos de la sociedad costarricense.

Para finalizar debemos reafirmar que todas estas reformas se han gestado a lo largo de muchos años, y han sido sometidas a un escrutinio intensivo en el contexto del proceso de Concertación. Son reformas que contribuyen de manera importante a la construcción de un país más próspero y más solidario. Reformas, finalmente, que avanzan significativamente hacia un proceso de reforma del sector financiero costarricense, promoviendo la competencia, velando por la solidez de las instituciones participantes, y protegiendo los intereses y derechos de los usuarios de los servicios que ofrece el mercado de seguros.

Por las razones expuestas, respetuosamente solicitamos a los señores diputados aprobar el presente proyecto de ley.

 

 

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

DECRETA:

LEY DE SEGUROS

 

CAPÍTULO I

Sección Única

DISPOSICIONES PRELIMINARES

 

ARTÍCULO 1.- Obligación de asegurar en Costa Rica

Todos los bienes inmuebles, buques y aeronaves de bandera costarricense, automóviles registrados en Costa Rica y las actividades empresariales desarrolladas por personas físicas o jurídicas costarricenses, así como las personas físicas y las posesiones de todas las personas que residen en Costa Rica, sólo podrán ser aseguradas en Costa Rica por entidades aseguradoras costarricenses, o por entidades aseguradoras extranjeras debidamente establecidas en Costa Rica y autorizadas por la Superintendencia de Seguros, todo de conformidad con lo dispuesto en esta ley.

ARTÍCULO 2.- Expresiones reservadas

Se reservan las expresiones "Sociedades Comercializadoras de Seguros", "Agentes de Seguros", "Corredores de Seguros", "Compañías Aseguradoras", "Compañías Reaseguradoras", "Seguros", y otras equivalentes, en cualquier idioma, para que sean utilizadas únicamente por las personas y entidades que, de acuerdo con la presente ley y otras especiales, obtengan la autorización correspondiente.

ARTÍCULO 3.- De los requisitos para participar como ente autorizado

1.- Para participar en el mercado del seguro y reaseguro los entes autorizados deberán tener el capital, las reservas, márgenes de solvencia, inversiones, cuentas, fondos y demás requisitos técnicos según disponga esta ley y desarrolle la Superintendencia de Seguros para cada uno de los diferentes ramos en que participen.

2.- Los entes autorizados estarán sujetos a la fiscalización, control y vigilancia de la Superintendencia de Seguros y al cumplimiento de sus disposiciones generales y particulares.

ARTÍCULO 4.- Actividades prohibidas

Quedan prohibidas las siguientes actividades aseguradoras:

1.- Las que carezcan de base técnica actuarial.

El ejercicio por parte de los entes autorizados de conformidad con esta ley, de cualquier otra actividad comercial, excepto aquellas actividades que realicen para la inversión de sus reservas técnicas y patrimonio de solvencia y las actividades financieras complementarias como banca y administración de fondos de pensiones de conformidad con el artículo 5 de esta ley.

ARTÍCULO 5.- Actividades complementarias

Son actividades complementarias a la actividad aseguradora la actividad bancaria en general y la administración y operación de fondos de pensiones. Las entidades autorizadas podrán ofrecer al publico productos financieros que combinen características de las diferentes actividades siempre y cuando cumplan con los requisitos de reservas y acaten las normas que dicten cada una de las diferentes entidades supervisoras o el Consejo de Supervisión del Sistema Financiero.

ARTÍCULO 6.- Efectos de la nulidad de los contratos

1.- Serán nulos los contratos de seguros y demás operaciones sometidas a la presente ley celebrados o realizados por entidad no autorizada, cuya autorización administrativa haya sido revocada o transgrediendo los límites de la autorización administrativa concedida

2.- Quien hubiere contratado en dichas condiciones no estará obligado a cumplir su obligación de pago de la prima y tendrá derecho a la devolución de la prima pagada y sus intereses.

3.- Si hubiese tenido lugar un siniestro, la entidad a título de daños y perjuicios deberá pagar la indemnización que le hubiera correspondido al contratante, sin perjuicio de las sanciones establecidas en la presente ley.

ARTÍCULO 7.- Sujetos sometidos a la ley

Quedan sometidos a esta ley:

1.- Quienes practiquen en Costa Rica las operaciones o actividades mencionadas en los artículos 1 y 2 de esta ley.

2.- Las personas y los órganos encargados de la dirección, representación o administración de las entidades sometidas a la presente ley.

ARTÍCULO 8.- De la libertad de competencia y contratación en materia de seguros

1.- No podrán establecerse monopolios ni oligopolios en esta actividad.

2.- Todas las personas son libres de asegurarse con cualquier ente autorizado.

3.- Quedan sujetos a esta ley todos los actos o contratos de seguros o reaseguros que deban surtir efecto en el territorio nacional.

ARTÍCULO 9.- Participación del Estado

El Estado seguirá participando en el mercado de seguros y reaseguros del Régimen de Riesgos del Trabajo por medio del Instituto Nacional de Seguros.

 

 

CAPÍTULO II

CREACIÓN DE LA SUPERINTENDENCIA DE SEGUROS

Sección I

Disposiciones Antimonopólicas

 

ARTÍCULO 10.- Defensa de la competencia

Quienes presten servicios en el mercado de seguros adecuarán sus actividad a principios que garanticen la competencia efectiva, leal y sostenible, evitando actos que la impidan, restrinjan o distorsionen.

ARTÍCULO 11.- Acuerdos anticompetitivos

Quienes realicen actividades sometidas a las disposiciones de la presente ley, estarán impedidos para participar en convenios, contratos, decisiones y prácticas concertadas, cuyo propósito fuere impedir, restringir o distorsionar la competencia efectiva, leal y sostenible por medio de:

a) La fijación conjunta, directa o indirecta de precios.

b) El establecimiento de limitaciones, repartición o el control de los servicios, los mercados, fuentes de aprovisionamiento o las inversiones; o

c) El desarrollo de otras prácticas anticompetitivas similares.

Las prácticas empresariales restrictivas de la competencia estarán prohibidas y darán lugar a la adopción de medidas correctivas de parte de la Superintendencia de Seguros, las cuales serán de cumplimiento obligatorio para las empresas infractoras.

ARTÍCULO 12.- Prácticas abusivas

En las relaciones comerciales entre empresas aseguradoras, está prohibida la aplicación de condiciones desiguales para prestaciones equivalentes, que creen situaciones desventajosas a terceros. Los prestadores de estos servicios financieros no podrán realizar practicas que limiten, impidan o distorsionen el derecho del usuario a la libre elección. Se consideran prácticas restrictivas a la competencia, entre otras que puedan existir, las siguientes:

a) El abuso de posiciones dominantes en el mercado, especialmente sobre instalaciones o recursos esenciales;

b) Las acciones o prácticas predatorias que tiendan a falsear o que, efectiva o potencialmente, limiten o distorsionen una competencia sostenible, leal y efectiva; y

c) La negativa a negociar de buena fe o la generación de dilaciones injustificadas en las negociaciones que pongan en desventaja a un competidor actual o potencial

d) Realizar fusiones, alianzas, colusiones y adquisiciones de empresas y entidades competidoras en el entorno de la actividad aseguradora, que tengan como efecto establecer, promover o consolidar una posición dominante, tendiente a eliminar la competencia en algún mercado específico.

ARTÍCULO 13.- Nulidad de pactos

Los convenios, contratos y acuerdos adoptados en infracción de las disposiciones anteriores serán nulos de pleno derecho y no causarán efecto legal alguno. La reincidencia de la empresa en este tipo de actos producirá la caducidad de su permiso para operar en el territorio nacional.

ARTÍCULO 14.- Aplicación supletoria de la Ley de Promoción de la Competencia

Con el propósito de proteger efectivamente, los derechos y los intereses legítimos del consumidor, la tutela y la promoción del proceso de competencia y libre concurrencia, mediante la prevención, la prohibición de los monopolios, las prácticas monopolísticas y otras restricciones al funcionamiento eficiente del mercado y la eliminación de las regulaciones innecesarias para las actividades económicas, en lo no expresamente regulado por esta ley, se aplicarán supletoriamente las disposiciones de la Ley No. 7472 del 20 de diciembre de mil novecientos noventa y cuatro, Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor.

 

Sección II

Disposiciones Generales

 

ARTÍCULO 15.- Autoridad de control. Créase la Superintendencia de Seguros como un órgano de desconcentración máxima adscrito al Banco Central de Costa Rica, con capacidad y personería jurídica propias.

ARTÍCULO 16.- Competencia

Compete a la Superintendencia de Seguros en forma exclusiva y absoluta el control de todos los entes aseguradores, reaseguradores, así como la actividad de comercialización, ajuste de pérdidas en la materia y de todas aquellas entidades que ofrezcan algún tipo de seguro en el país, de conformidad con las atribuciones que establece esta ley.

ARTÍCULO 17.- Financiamiento

La Superintendencia se financiará con recursos provenientes del Banco Central de Costa Rica y de los entes sujetos a su fiscalización, de conformidad con lo dispuesto para esta y las demás Superintendencias adscritas al Banco Central de Costa Rica en la Ley Reguladora del Mercado de Valores.

ARTÍCULO 18.- Presupuesto

La Superintendencia de Seguros elaborará su propio presupuesto anual y los presupuestos extraordinarios que fueren necesarios, y los someterá a aprobación de la Contraloría General de la República.

 

Sección III

Deberes y atribuciones

 

ARTÍCULO 19.- Deberes y atribuciones

Son deberes y atribuciones de la Superintendencia de Seguros:

1.- Dictar las resoluciones de carácter general en los casos previstos por esta ley y las que resulten necesarias para su aplicación; así como las normas generales que propicien una mayor participación de todos los sectores de la economía nacional en la actividad aseguradora y reaseguradora.

2.- Fiscalizar y verificar el cumplimiento de las leyes y reglamentos vigentes, las resoluciones e instrucciones particulares que dicte al amparo de esta ley; imponer las sanciones correspondientes en caso de su incumplimiento, y solicitar la actuación de autoridades administrativas y judiciales competentes cuando sea necesario.

3.- Vigilar y fiscalizar la situación económico financiera, las operaciones y actividades de las entidades sujetas a su control, y realizar labor de inspección en forma permanente.

4.- Dictar las resoluciones necesarias para hacer efectiva la fiscalización respecto de cada entidad, tomar las medidas y aplicar las sanciones en caso de incumplimiento.

5.- Fijar, modificar, y dictar las normas de actualización y readecuación periódica de los capitales mínimos, márgenes de solvencia, reservas técnicas, inversiones, creación de fondos y otras previsiones técnicas, así como aprobar los planes de composición patrimonial o adecuación.

6.- Exigir a las entidades fiscalizadas información financiera y todos los elementos atinentes a su operación, con la periodicidad y por los medios que establezca, así como la exhibición de registros, libros y documentos. Además de las informaciones periódicas a que se refiere esta ley podrá requerir otras que juzgue necesarias para el ejercicio de sus funciones.

7.- Establecer las normas contables y de Auditoría a las que deberán ajustarse las entidades fiscalizadas.

8.- Autorizar la fusión, absorciones y toda otra transformación de las entidades sujetas a su control.

9.- Impedir acuerdos de precios, tarifas de venta o intermediación que puedan producir prácticas monopolísticas o desleales.

10.- Mantener un registro de uso público en el que se disponga de una o más copias de los modelos de los textos de pólizas, sus modificaciones y cláusulas adicionales que se contraten en el mercado.

11.- Establecer las garantías y exigencias técnicas y patrimoniales que deberán cumplir los intermediarios de seguros, reaseguros y los ajustadores de pérdidas para desempeñarse como tales; deberá dictar asimismo, las normas por las cuales se regirán la intermediación de seguros y reaseguros y el ajuste de pérdidas.

12.- Resolver con el carácter de arbitro, en casos calificados a su juicio, las diferencias que se susciten entre las compañías sometidas a su fiscalización, entre éstas y sus intermediarios, o entre éstas y el asegurado o beneficiario, según sea el caso, siempre que los interesados lo soliciten.

13.- Autorizar los diferentes sistemas de reajustabilidad automáticos alternativos de los contratos de seguros y fijar periódicamente sus valores y equivalencias así como cualquier otra disposición relativa a su funcionamiento, cuando sea necesario.

14.- Todas las demás que sean necesarias para el ejercicio de sus funciones de control y fiscalización, de conformidad con lo dispuesto en esta ley y sus reglamentos.

ARTÍCULO 20.- Deber de publicar información

La Superintendencia de Seguros deberá publicar en forma periódica información relevante sobre la actividad aseguradora, y en forma trimestral con cierres anuales sobre:

1.- La estadística general de las diversas ramas de seguro.

2.- La situación financiera de cada una de las entidades aseguradoras sobre la base del resultado económico del ejercicio anterior y la integración de las inversiones.

3.- Indicadores financieros por entidad.

4.- Un informe de la labor realizada por la Superintendencia de Seguros en las distintas fases de su actividad.

ARTÍCULO 21.- Deber de brindar información a la Superintendencia de Seguros

1.- Las obligaciones necesarias para dar cumplimiento al artículo 19 inciso 6 comprenden a los directores, administradores y empleados de entidades aseguradoras, reaseguradoras, comercializadoras, ajustadores de pérdidas y a los agentes de seguros.

2.- Toda persona física o jurídica está obligada a suministrar las informaciones que le requiera la autoridad de control, necesarias para el cumplimiento de su misión aún cuando estén sujetas al control de otros organismos estatales conforme a leyes específicas, cuando ello sea necesario para determinar su situación frente al régimen de esta ley o bien establecer las condiciones en que operan en relación con una entidad fiscalizada, o bien con una persona física o jurídica respecto de la cual la Superintendencia de Seguros tenga iniciado trámite de autorización o acreditación en los términos que señala la presente ley.

ARTÍCULO 22.- Confidencialidad de información

1.- La información que reciba la Superintendencia en el ejercicio de sus funciones, relativa a operaciones individuales de las entidades fiscalizadas, se considerará confidencial. Los miembros del Consejo Nacional de Supervisión, Superintendente, Intendente, funcionarios, empleados, asesores y cualquier otra persona física o jurídica que preste servicios a la Superintendencia de Seguros, están obligados a respetar dicha confidencialidad.

2.- Quedan a salvo los asuntos de interés público, así considerados por resolución del Consejo Nacional de Supervisión.

ARTÍCULO 23.- Suspensión de propaganda

1.- La Superintendencia de Seguros ordenará la suspensión inmediata de la propaganda o información publicitaria de las entidades fiscalizadas cuando:

a) Resulte contraria a la reglamentación y a las resoluciones que se dicten.

b) Resulte falsa, ambigua o engañosa para el consumidor.

    1. Se empleen medios incorrectos que puedan inducir a engaño para la obtención de negocios.

 

2.- El infractor tendrá la obligación de rectificar por su propia cuenta y por los mismos medios en que se difundió la información o propaganda.

 

ARTÍCULO 24.- Denuncias

1.- La Superintendencia de Seguros recibirá, investigará y resolverá las denuncias que presenten las entidades fiscalizadas, los asegurados y los particulares relacionadas con las actividades bajo su control; así como las que atañen a la conducta de los agentes de seguros y ajustadores de pérdidas.

2.- Cuando se trate de prácticas monopolísticas que impidan o limiten la competencia o de actos de competencia desleal, realizará las denuncias de mérito, en los términos señalados por la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor, y podrá intervenir como parte en los procedimientos correspondientes.

 

ARTÍCULO 25.- Autorizaciones y registros

1.- Corresponde a la Superintendencia de Seguros otorgar, renovar, suspender y cancelar las autorizaciones y credenciales para operar en la actividad aseguradora, reaseguradora, afianzadora, de comercialización de seguros y ajuste de pérdidas.

2.- La Superintendencia de Seguros mantendrá un registro de quienes desarrollen la actividad de seguros, reaseguros, su comercialización, ajuste de pérdidas, y de todas aquellas organizaciones que se encuentren bajo su fiscalización. Asimismo llevará un registro de reaseguradores y corredores de reaseguro acreditados.

ARTÍCULO 26.- Seguros Obligatorios

La Superintendencia de Seguros velará por el fiel cumplimiento de las disposiciones legales vigentes en materia de seguros obligatorios, tales como: Seguro Obligatorio de Vehículos Automotores, Ley del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda, Riesgos del Trabajo, y todos aquellos que se encuentren bajo el ámbito de competencia para lo cual dictará las resoluciones pertinentes.

ARTÍCULO 27.- Acciones judiciales

La Superintendencia de Seguros puede iniciar acciones judiciales y administrativas y actuar en cualquier clase de juicios como actor o demandado, en juicio penal, como querellante, y designar apoderados a esos efectos.

 

Sección IV

Sanciones, infracciones y multas

 

ARTÍCULO 28.- Ejercicio anormal o disminución de la capacidad financiera de una entidad aseguradora

1.- Cuando una entidad aseguradora infrinja las disposiciones de esta ley o sus reglamentos, o no cumpla con las medidas dispuestas por la autoridad de control, y de ello resulte el ejercicio anormal de la actividad aseguradora o una disminución de la capacidad económica -financiera del asegurador o un obstáculo real a la fiscalización, se aplicarán las siguientes sanciones, que se graduarán razonablemente según la conducta del asegurador y la gravedad del hecho:

Apercibimiento por escrito.

Multa de hasta un uno por ciento del capital mínimo vigente para las entidades aseguradoras.

Suspensión de hasta tres meses para operar en una o más ramas autorizadas.

Revocación de la autorización para operar, en los casos de ejercicio anormal de la actividad aseguradora o disminución sustancial de su capacidad económico-financiera.

2.- El asegurador no podrá alegar la culpa o dolo de sus funcionarios para excusar su responsabilidad.

ARTÍCULO 29.- Actividad de comercialización y ajuste de pérdidas

La Superintendencia de Seguros aplicará las siguientes sanciones a las sociedades comercializadoras o ajustadoras de pérdidas, cuando incurran en las faltas señaladas en la presente ley, o no suministren los informes que requiera la autoridad de control.

Apercibimiento por escrito.

Multa de hasta de cincuenta salarios base.

Suspensión o cancelación parcial o total de la autorización otorgada sin indemnización para la sociedad comercializadora o ajustadora.

La pena se graduará de acuerdo con la gravedad de la falta.

ARTÍCULO 30.- De los agentes de seguros, reaseguros y ajustadores de pérdidas. A las personas físicas que actúen como agentes comercializadores de seguros, reaseguros y ajustadores de pérdidas que contravengan las disposiciones contenidas en la presente ley, o no suministren los informes que les requiera la autoridad de control, se aplicarán las siguientes sanciones:

a) Apercibimiento por escrito.

b) Multa hasta de doce salarios base.

  1. Suspensión o cancelación de la credencial.

La pena se graduará de acuerdo con las funciones del infractor y la gravedad de la falta. Ninguna entidad fiscalizada podrá pagar las multas impuestas, ni pagar retribución alguna cuando se disponga suspensión o cancelación de la credencial.

ARTÍCULO 31.- Retención indebida de primas

Las sociedades comercializadoras de seguros, agentes y demás intermediarios que no entreguen a su debido tiempo al asegurador las primas percibidas, incurrirán en el delito previsto y sancionado en el artículo 223 del Código Penal, sin perjuicio de la obligación de pagar una multa por los días de atraso a la razón de la tasa básica pasiva del Banco Central de Costa Rica vigente a la fecha, más un treinta por ciento de dicha tasa.

ARTÍCULO 32.- Participación ilegal en el mercado de seguros

1.- Quienes directa o indirectamente anuncien en cualquier forma u ofrezcan celebrar operaciones de seguros, comercialización o liquidación de siniestros sin autorización para actuar de acuerdo con lo establecido en la presente ley, estarán obligados a suspender de inmediato dichas actividades por orden de la Superintendencia, sin perjuicio de la facultad de ésta última de solicitar al juez competente orden para clausurar el negocio u oficina de que se trate. Asimismo, la Superintendencia impondrá al infractor una multa de hasta doscientos salarios base.

2.- Cuando se tratare de personas jurídicas, los directores, administradores o gerentes de la entidad infractora serán solidariamente responsables por las multas y consecuencias de la nulidad de los contratos celebrados. Si la infracción fuera cometida por una sucursal o agencia de sociedad extranjera, la responsabilidad comprenderá al gerente o representante.

3.- La certificación de la multa no pagada, emitida por la Superintendencia, tendrá carácter de título ejecutivo.

4.- Se aplicará además a los infractores, una pena de inhabilitación de hasta cinco años.

ARTÍCULO 33.- Datos falsos

En caso de que los datos proporcionados por una entidad fiscalizada al ente regulador sean falsos o engañosos, a los responsables de la falsedad o engaño se les aplicará lo estipulado en el artículo 358 del Código Penal, relativo a la falsedad ideológica. Si el engaño va dirigido a los asegurados o público en general, se aplicará a los responsables lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 216 del Código Penal.

ARTÍCULO 34.- Faltas a la confidencialidad

1.- Quienes contravengan las prohibiciones estipuladas en esta ley sobre confidencialidad de la información serán sancionados con una multa de hasta tres salarios base.

2.- Las personas que incurran en una de las infidencias a que se refiere esta ley, a solicitud del ente regulador, deberán ser destituidas mediante la aplicación de la legislación laboral correspondiente, sin perjuicio de las sanciones penales que puedan aplicarse, al tenor de lo establecido en el artículo 203 del Código Penal.

ARTÍCULO 35.- Plazo y procedimiento para el pago de la multa

Las multas deberán cancelarse en el término de diez días hábiles a partir de la firmeza de la resolución definitiva, y su pago podrá ser exigido judicialmente por la Superintendencia, constituyendo título ejecutivo.

ARTÍCULO 36.- Comisión de delitos.

1.- Las sanciones previstas en esta ley no excluyen las que puedan corresponder por delitos previstos en el Código Penal u otras leyes.

2.- Cuando la Superintendencia compruebe la existencia o comisión de hechos que puedan constituir delito, lo pondrá en conocimiento del Ministerio Público, aportando los antecedentes y prueba que corresponda.

ARTÍCULO 37.- Penas para funcionarios de entidades fiscalizadas.

Los directores, administradores, gerentes o apoderados de una entidad sujeta a la fiscalización de la Superintendencia de Seguros, que incurrieren en las conductas a que se refiere el artículo 241 del Código Penal, serán sancionados con pena de prisión de tres a seis años.

 

 

Sección V

Procedimiento

 

ARTÍCULO 38.- Obligatoriedad del procedimiento

Para aplicar las sanciones previstas en esta ley, la Superintendencia de Seguros deberá seguir en lo compatible, el procedimiento establecido en los artículos 151 y siguientes de la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica No. 7588, de 3 de noviembre de 1995, y supletoriamente lo dispuesto en la Ley General de la Administración Pública.

ARTÍCULO 39.- Resolución final

Terminada la audiencia conferida para la evacuación de prueba, el expediente quedará a la orden del Superintendente para que adopte la resolución final en un plazo de quince días naturales. La resolución que se dicte será apelable ante el Consejo Nacional de Supervisión.

 

CAPÍTULO III

DE LA ACTIVIDAD DE ENTIDADES ASEGURADORAS Y REASEGURADORAS

Sección I

Disposiciones Generales

 

Artículo 40.- Ejercicio de la Actividad

1.- La actividad aseguradora y reaseguradora únicamente podrá ser realizada por:

a) Entidades privadas que adopten la forma de sociedad anónima, y

b) Entidades que adopten cualquier forma de Derecho Público, siempre que tengan por objeto la realización de operaciones de seguro en condiciones equivalentes a las entidades privadas.

2.- Las entidades a que se refiere el inciso b) de este artículo se ajustarán íntegramente a la presente ley, y quedarán sometidas en el ejercicio de la actividad aseguradora a los preceptos legales sobre el contrato de seguro y a la competencia de los tribunales civiles.

ARTÍCULO 41.- Autorización previa

1.- El acceso a las actividades definidas en el artículo anterior estará supeditado a la previa obtención de autorización administrativa de la Superintendencia de Seguros.

2.- La Sociedad de Seguros de Vida del Magisterio Nacional conservará su naturaleza jurídica y estará autorizada para el ejercicio de la actividad aseguradora de conformidad con la presente ley, sus reglamentos y disposiciones de la Superintendencia de Seguros.

3.- El Instituto Nacional de Seguros y el Instituto Nacional de Seguros Solidarios estarán autorizados para el ejercicio de las actividades aseguradora, reaseguradora y conforme a la presente ley, sus reglamentos y a las disposiciones de la Superintendencia de Seguros.

ARTÍCULO 42.- Requisitos para la actividad aseguradora Serán requisitos necesarios para obtener y mantener la autorización administrativa para operar en la actividad aseguradora los siguientes:

1.- Certificación que compruebe la existencia, personería, objeto social y capital accionario de la sociedad.

2.- La estructura financiera y administrativa, ramos de seguros, bases técnicas, pólizas y demás documentos referentes al tipo de operaciones que pretenda realizar la entidad, su política de retención de riesgos y reaseguros y evidencias de contar con los contratos preliminares de reaseguro que garanticen sus operaciones.

3.- Definición de su política de inversiones conforme lo establecido en esta ley y su reglamentación.

4.- Tener cubierto el capital mínimo en relación con las actividades para las que solicita autorización; y el patrimonio de riesgo.

5.- Presentar y ajustarse a un programa de actividades que deberá contener indicaciones o justificaciones relativas, al menos, a la naturaleza de los riesgos o compromisos que la entidad aseguradora se propone cubrir; a los principios rectores y ámbito geográfico de su actuación; a la estructura de la organización incluyendo los sistemas de comercialización; a los medios destinados a cubrir las exigencias patrimoniales, financieras y de solvencia y a prestar la asistencia a que, en su caso, se comprometa. Además, contendrá la justificación de las previsiones que contemple y de la adecuación a las mismas de los medios y recursos disponibles.

6.- La Superintendencia de Seguros podrá desarrollar las exigencias contenidas en este precepto adecuadas a cada uno de los ramos de seguro. Para los tres primeros ejercicios económicos, tratándose de seguros de vida, deberá contener un plan en el que se indiquen en forma detallada las previsiones de ingresos y gastos, tanto por las operaciones directas y las aceptaciones de reaseguro como por las cesiones de éste último, y, si se trata de seguros distintos al de vida, las previsiones relativas a los gastos de gestión distintos de los gastos de instalación, en particular los gastos generales corrientes y las comisiones, y las previsiones relativas a los medios financieros destinados a la cobertura de los compromisos, y del patrimonio riesgo, y finalmente, la situación probable de tesorería.

7.- La Superintendencia de Seguros podrá pedir certificación de los medios técnicos de que dispongan las entidades aseguradoras que pretendan operar en cada uno de los ramos.

8.- Estar dirigidas de manera efectiva por personas que reúnan las condiciones necesarias de idoneidad y de calificación o experiencia profesionales en empresas de seguros o financieras.

ARTÍCULO 43.- Actividad reaseguradora

1.- El reaseguro de los contratos de seguros celebrados en Costa Rica lo harán directamente las compañías aseguradoras con compañías de reaseguros autorizadas para operar en el país.

2.- Son compañías facultadas para reasegurar, aquellas sociedades anónimas que cumplan con los requisitos que fija esta ley y cuyo objetivo exclusivo sea el operar en el reaseguro, estando sujetas a la fiscalización de la Superintendencia de Seguros con las atribuciones que le otorga la ley.

3.- La Superintendencia de Seguros determinará la forma, plazos y periodicidad con que deberán ser acreditados los requisitos establecidos en esta ley por los reaseguradores y corredores de reaseguro. En el caso de que las entidades reaseguradoras o corredores de reaseguros dejen de cumplir alguno de los requisitos señalados precedentemente se les eliminará del registro correspondiente.

ARTÍCULO 44.- Requisitos de operación de compañías de reaseguro extranjeras

Estarán también facultadas para reasegurar directamente, aquellas compañías extranjeras de reaseguros que, no estando constituidas en el país, se encuentren inscritas en el registro de reaseguradores extranjeros que llevará la Superintendencia de Seguros, las cuales deberán cumplir con los siguientes requisitos:

a) Acreditar el capital mínimo exigido por esta ley.

b) Acreditar que la compañía se encuentra constituida legalmente en su país de origen y que puede reasegurar riesgos cedidos desde el extranjero.

c) Acreditar que de conformidad con la legislación de su respectivo país no tiene inconvenientes para pagar los compromisos derivados de los contratos de reaseguros que suscriban en el extranjero.

d) Acompañar copia auténtica de sus estatutos vigentes en español, memoria anual en la que incluya los estados financieros debidamente auditados con auditores independientes y copia del poder otorgado a una persona residente en Costa Rica para que lo represente con amplias facultades e incluso para ser emplazado en juicio.

e) Acreditar, mediante una póliza suscrita en el mercado internacional, la cobertura de garantía y errores u omisiones que pueda cometer en el desempeño de sus operaciones. La Superintendencia de Seguros determinará los montos y condiciones de este instrumento.

ARTÍCULO 45.- Reaseguro de compañías de seguros

Las compañías de seguros también podrán reasegurarse a través de intermediarios o corredores que se encuentren inscritos en el registro de corredores de reaseguros. La Superintendencia de Seguros establecerá los requisitos que deban cumplir estos corredores.

 

 

Sección II

Reservas Técnicas e Inversiones

 

ARTÍCULO 46.- Provisiones Técnicas

1.- Las compañías de seguros y reaseguros deberán constituir y mantener en todo momento provisiones técnicas suficientes para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones.

2.- La Superintendencia de Seguros dictará las normas técnicas correspondientes para la constitución de las reservas, considerando hipótesis prudentes y razonables para su determinación.

3.- Las reservas deben estar calculadas adecuadamente, contabilizadas e invertidas en activos rentables, líquidos y seguros que consideren la naturaleza de las obligaciones que respaldan en cuanto a plazo, liquidez y moneda. Preferentemente las inversiones se realizaran en el mercado de capitales costarricense.

4.- Los sistemas de cálculo de las reservas técnicas serán respaldados anualmente, mediante una certificación extendida por un Actuario conforme con las normas generales dictadas por la Superintendencia de Seguros.

ARTÍCULO 47.- Reservas Técnicas

Las reservas técnicas propias de la actividad aseguradora que se deben constituir son las siguientes: las matemáticas en los seguros sobre personas, las de primas no devengadas, las de siniestros pendientes incluyendo los siniestros incurridos pero no reportados, las de pólizas vencidas, los dividendos de los asegurados, las de contingencias, otras que la Superintendencia de Seguros considere como necesarias para respaldar las obligaciones propias de la actividad aseguradora.

ARTÍCULO 48.- Otras Reservas

En adición a las reservas técnicas, los aseguradores deben constituir por cuenta de la distribución de utilidades los fondos de amortización, de previsión y reservas que la Superintendencia de Seguros disponga en forma general o inclusive en forma específica para cada entidad según su situación financiera.

ARTÍCULO 49.- Inversión Obligatoria

Los montos de reservas técnicas, el patrimonio de riesgo, los depósitos de reservas en garantía retenidos a los reaseguradores, menos las disponibilidades líquidas y los depósitos de reservas en garantía retenidos por los reaseguradores, deberán invertirse íntegramente en activos líquidos, rentables y seguros, que promuevan el desarrollo del mercado de capitales. Este total se considerará como inversión obligatoria.

ARTÍCULO 50.- Respaldo de Inversión Obligatoria

1.- La Superintendencia de Seguros determinará los tipos de activos aptos que pueden respaldar la inversión obligatoria y los porcentajes máximos de inversión en cada tipo. Así como las demás condiciones y criterios de valoración para cada activo. Para ello, la Superintendencia de Seguros buscará una adecuada distribución diversificada.

2.- Las aseguradoras y reaseguradoras, deberán llevar los registros que indique la Superintendencia de Seguros sobre títulos, documentos y activos que respaldan la inversión obligatoria.

3.- Las inversiones que no cumplan con lo dispuesto en las normas generales que dicte la Superintendencia de Seguros no serán aceptadas como activos que respaldan la inversión obligatoria.

ARTÍCULO 51.- Exceso en la inversión

La inversión de los fondos que excedan la inversión obligatoria no estará sujeta a los porcentajes que la Superintendencia de Seguros establezca.

ARTÍCULO 52.- Disponibilidad de la inversión obligatoria

La inversión obligatoria deberá mantenerse libre de gravámenes, embargos, medidas precautorias o de cualquier otra naturaleza que impida o dificulte su libre cesión o transferencia. Si alguna inversión no cumple con este requisito, deberá reemplazarse de inmediato por otro que cumpla con las disposiciones de la ley y las normas dictadas por la Superintendencia de Seguros.

ARTÍCULO 53.- Disponibilidad de activos que respaldan las reservas.

Los activos que respaldan las reservas no pueden ser gravados, ni ser susceptibles de embargo u otra medida que limite su libre disponibilidad.

ARTÍCULO 54.- Incumplimiento de la inversión

1.- Cuando una aseguradora o reaseguradora incumpla con lo establecido en este capítulo deberá presentar a la Superintendencia de Seguros en el término de los tres días siguientes a la comprobación de la falta, una explicación pormenorizada de sus razones, y dentro de los siete días siguientes un plan detallado de cómo ha resuelto la situación o planea hacerlo.

2.- El plazo para efectuar los ajustes correspondientes no deberá ser mayor a ciento veinte días.

3.- El plan podrá incluir sustitución de inversiones, contratos de reaseguro, transferencia de cartera y en general cualquier medida que procure solución al problema.

ARTÍCULO 55.- Imposición de medidas e intervención

Si al vencimiento del plazo de ciento veinte días el incumplimiento persiste, la Superintendencia de Seguros podrá imponer a la compañía una o más medidas que permitan solventar la situación en un plazo de cuarenta y cinco días. Vencido este plazo la Superintendencia de Seguros podrá intervenir la compañía y asumir su administración por un plazo no mayor a noventa días, renovable por una vez, durante el cual deberá adoptar las medidas que considere necesarias para el cumplimiento de la normativa vigente.

ARTÍCULO 56.- Limitación de la actividad

Las entidades que no tengan cubierta la inversión obligatoria no podrán distribuir dividendos, ni ampliar su actividad a otros ramos ni su red comercial.

 

 

Sección III

Exigencias de Capital y Patrimonio de Riesgo

 

Artículo 57.- Capital mínimo

1.- Los capitales mínimos requeridos para establecer una empresa aseguradora son los siguientes:

a) Compañías Aseguradoras: Trescientos millones de colones.

    1. Compañías Reaseguradoras: Quinientos millones de colones.

 

2.- El capital mínimo deberá ser suscrito y pagado en dinero efectivo. La Superintendencia de Seguros lo reajustará anualmente, según el comportamiento de los índices de precios, de la devaluación monetaria y de otros factores que afecten la solidez y la solvencia de las empresas.

ARTÍCULO 58.- Conformación y determinación del Patrimonio de Riesgo

1.- Adicionalmente las aseguradoras y reaseguradoras deberán disponer en todo momento de un patrimonio de riesgo suficiente en relación con las actividades que desarrollan.

2.- La Superintendencia de Seguros determinará la cuantía y los elementos que conformarán el patrimonio de riesgo, así como los elementos inmateriales para determinar el patrimonio de riesgo que deberá tener la entidad aseguradora. Para ello considerará entre otras: el volumen de primas de la empresa, la siniestralidad retenida, la exposición al riesgo, el capital pagado, las reservas de capital.

 

Sección IV

Transferencias de cartera

 

Artículo 59.- Transferencia del total o parcial de la cartera

1.- Las entidades aseguradoras podrán transferir entre si total o parcialmente el conjunto de los contratos de seguro que integren la cartera de uno o más ramos en que operen, contando para ello con la autorización previa de la Superintendencia de Seguros, para lo cual deberá aportarse la documentación y cumplir los requisitos que ésta determine.

2.- La Superintendencia de Seguros deberá resolver aprobando o denegando la solicitud de transferencia dentro de los 30 días naturales posteriores a la presentación. En caso de no hacerlo dentro del plazo señalado, ésta se tendrá por aprobada.

ARTÍCULO 60.- Condiciones para la transferencia

La transferencia de cartera se ajustará a las siguientes reglas:

1.- La entidad aceptante garantizará a los asegurados, afianzados o reasegurados las condiciones contractuales pactadas con la entidad transferente.

2.- La entidad aceptante deberá contar con las provisiones técnicas necesarias que la ley y la Superintendencia de Seguros hayan establecido.

3.- Autorizada la transferencia, las entidades contratantes deberán comunicar por correo certificado o cualquier otro medio legalmente aceptado a cada uno de los asegurados y publicar por tres días consecutivos en un periódico de circulación nacional, los términos de la transferencia aprobados por la Superintendencia de Seguros.

ARTÍCULO 61.- Derechos de los Asegurados

Los asegurados inconformes con la transferencia contarán con un plazo de treinta días hábiles, contados a partir de la última publicación, para cancelar sus pólizas y contratos con la compañía transferente, en cuyo caso deberá devolvérseles el valor efectivo equivalente a la parte no devengada de la prima calculada a prorrata y la participación acumulada en utilidades y valores garantizados a favor del asegurado si los hubiese.

ARTÍCULO 62.- Efectos de la cesión

La cesión de cartera producirá los siguientes efectos:

1.- La entidad cesionaria sustituirá legalmente a la cedente en todos los derechos y obligaciones que se deriven de los contratos cedidos, desde la fecha de en que deba tener efecto la cesión.

2.- Dichos contratos deberán respetarse en los términos que hubieren sido concertados, salvo modificación expresa y libremente aceptada por los tomadores del seguro o asegurados.

3.- La cesión general de uno o más ramos no será causa de resolución de los contratos de seguro transferidos, salvo que el asegurado resuelva cancelarlo.

4.- La autorización concedida a la entidad cedente para ejercer la actividad aseguradora, caducará automáticamente en cuanto al ramo o ramos totalmente cedidos. Durante un plazo de diez años no podrá ser autorizada de nuevo para contratar en el ramo o ramos caducados ni podrá contratarlos en la modalidad, zona y forma a que se haya referido la cesión parcial de un ramo.

 

Sección V

Fusión y escisión

 

ARTÍCULO 63.- Fusión de aseguradores

1.- Las entidades aseguradoras podrán fusionarse entre sí, previa autorización de la Superintendencia de Seguros, para lo cual deberá aportarse la documentación y cumplir los requisitos que ésta establezca.

2.- La Superintendencia de Seguros no autorizará fusiones tendientes a la creación de monopolios u oligopolios.

ARTÍCULO 64.- Efectos de la fusión

La fusión producirá los siguientes efectos:

1.- La entidad absorbente o la resultante de la fusión sustituirá legalmente a la absorbida o a las desaparecidas en todos los derechos y obligaciones que se deriven de los contratos de estas últimas, desde la fecha en que deba tener efecto la fusión.

2.- Dichos contratos deberán respetarse en los términos que hubieran sido concertados, salvo modificación expresa y libremente aceptada por los tomadores del seguro o asegurados.

3.- La fusión no será causa de resolución de los contratos de seguro.

4.- La autorización concedida a las entidades fusionadas o absorbidas caducará automáticamente.

ARTÍCULO 65.- Escisión de empresas

1.- Las empresas aseguradoras podrán escindirse en dos o más de su misma naturaleza, para proseguir su actividad separadas o ser objeto de fusiones independientes. La escisión implica la división de una entidad sin extinguirse, traspasando en bloque una o varias partes de su patrimonio a sociedades de nueva creación o a otras ya existentes. Estará sujeta a las mismas condiciones y deberá cumplir idénticos requisitos que la fusión.

2.- No podrá escindirse de una entidad no aseguradora parte de su patrimonio para traspasarse en bloque a una entidad aseguradora, salvo que la Superintendencia de Seguros lo autorice, siempre que la incorporación patrimonial derivada de la escisión permita un ejercicio de la actividad más adecuado y la entidad aseguradora beneficiaria no asuma obligaciones en virtud de la misma; sin perjuicio de la responsabilidad solidaria regulada en el Código de Comercio.

3.- La escisión deberá hacerse por ramos de seguro completos, o bien comprender la totalidad de las pólizas que, perteneciendo a uno o más ramos, correspondan a un ámbito territorial no inferior a una provincia.

ARTÍCULO 66.- Efectos de la escisión

1.- Las nuevas entidades que se creen o las que absorban las partes escindidas, sustituirán legalmente a la escindida en todos los derechos y obligaciones que se deriven de los contratos que a cada una haya correspondido, desde la fecha en que deba tener efecto la escisión.

2.- Dichos contratos deberán respetarse en los términos que hubieran sido concertados, salvo modificación expresa y libremente aceptada por los tomadores del seguro o asegurados.

3.- La escisión no será causa de resolución de los contratos de seguro.

4.- La autorización concedida a la entidad escindida subsistirá en favor de la misma con la modificaciones que procedan y se concederá autorización a las nuevas que, en su caso, se crearen.

ARTÍCULO 67.- Legislación aplicable

En materia de fusión y escisión de sociedades se aplicará la legislación ordinaria vigente en cuanto no sea incompatible con las disposiciones de esta ley.

 

Sección VI

Intervención

 

ARTÍCULO 68.- Audiencia previa

La Superintendencia de Seguros al determinar la existencia de alguna de las causas a las que se refiere el artículo siguiente, dará audiencia a la entidad por un plazo de diez días hábiles, vencido dicho término si el caso lo amerita, lo elevará a conocimiento del Consejo Nacional de Supervisión para que disponga mediante resolución motivada si procede la intervención.

ARTÍCULO 69.- Causas de intervención

Son causas de intervención de las entidades aseguradoras las siguientes:

1.- Si los administradores o representantes legales de la empresa se negaran a someterse a la revisión de sus libros, operaciones, estados financieros, a la exhibición de sus registros contables o si obstaculizan total o parcialmente su inspección.

2.- Si la administración se lleva en forma ilegal, negligente, fraudulenta y descuidada o si es conducida con perjuicio a los asegurados.

3.- Si los administradores o representantes legales, directores, ejecutivos o auditores internos de la entidad, persisten en el incumplimiento de disposiciones legales, estatutarias, reglamentarias o dictadas por la Superintendencia de Seguros.

4.- Cuando la entidad ha suspendido el pago de sus obligaciones o si hay peligro de que tal situación se produzca.

5.- Cuando la entidad no mantenga los niveles de solvencia ni las reservas técnicas exigidos por la Superintendencia de Seguros, o se presente un déficit de inversiones representativo del patrimonio de riesgo o de las reservas técnicas.

6.- Cuando el incumplimiento sea en el programa de inversiones deberá aplicarse en primera instancia el procedimiento de ajuste a que se refieren los artículos 54 y 55 de la presente ley.

7.- Cuando se disponga la revocatoria de la autorización para operar, y se considere necesaria la intervención para proteger los intereses de los asegurados.

8.- Si no se mantienen vigentes los reaseguros a que están obligadas las empresas aseguradoras y al día los pagos de las obligaciones que, por tal concepto existan a favor de los reaseguradores, salvo que la empresa afectada presente a la Superintendencia de Seguros constancia extendida por sus reaseguradores en la que declaren expresamente que, no obstante la mora en tales pagos los contratos se mantienen vigentes.

ARTÍCULO 70.- Resolución de intervenir

1.- Según la gravedad de los hechos a juicio exclusivo de la Superintendencia de Seguros, deberá indicarse en la resolución que ordena la intervención si ésta es total o parcial, el plazo máximo por el que se decreta y la designación del interventor o los interventores.

2.- Contra esta resolución cabrá recurso de reposición dentro del plazo de los tres días hábiles siguientes a la notificación, la cual deberá verificarse en el domicilio señalado por la entidad afectada.

3.- La resolución definitiva agota la vía administrativa, y toda acción judicial tendente a impugnarla parcial o totalmente caducará en el plazo de treinta días hábiles. La interposición de cualquier acción judicial no suspenderá interlocutoriamente los efectos de la intervención.

ARTÍCULO 71.- Del interventor

La intervención de una empresa de seguros puede confiarse a una persona física o a un consejo no mayor de tres personas, de las cuales una actuará como ejecutor y las demás como consejeros. Todas deberán ser personas idóneas en materia de seguros.

ARTÍCULO 72.- Facultades del interventor o interventores

El interventor o interventores designados realizarán un inventario del activo y pasivo de la empresa; y previa autorización de la Superintendencia de Seguros, podrán suspender o limitar el pago de las obligaciones de la entidad intervenida durante el plazo decretado para la intervención; emplear el personal auxiliar necesario y recomendar a los accionistas de la entidad, la remoción o destitución de aquellos funcionarios o empleados cuya actuación negligente o dolosa haya sido causa de la decisión de intervenir.

ARTÍCULO 73.- Recomendaciones del Interventor

1.- Los interventores al finalizar el plazo de la intervención podrán recomendar a la Superintendencia de Seguros:

a) El retorno del control administrativo de la entidad a sus directores, ejecutivos o administradores;

b) La reorganización de la entidad;

c) El establecimiento de medidas correctivas;

    1. La quiebra o liquidación voluntaria o forzosa.

2.- La Superintendencia de Seguros a solicitud de los interventores podrá acordar la ampliación de las facultades originalmente concedidas a éstos, a fin de que cumplan adecuadamente su cometido.

ARTÍCULO 74.- Plazo máximo de la intervención.

La intervención tendrá un plazo máximo de noventa días hábiles prorrogable por un plazo igual, previa resolución de la Superintendencia de Seguros y a solicitud de los interventores.

ARTÍCULO 75.- Suspensión de la Intervención

La intervención podrá ser suspendida en cualquier tiempo por decisión de la Superintendencia de Seguros o resolución del Consejo Nacional de Supervisión, previa solicitud que en ese sentido formulen los interventores y siempre que haya sido subsanada la causa que la motivó.

ARTÍCULO 76.- Resolución final de la Superintendencia de Seguros

1.- El Consejo Nacional de Supervisión o el Superintendente de Seguros, una vez recibido el informe final de los interventores, tendrán un plazo de máximo de treinta días naturales para resolver sobre las recomendaciones, y podrá citar a los interventores para información adicional de su gestión.

2.- La resolución de la Superintendencia de Seguros deberá notificarse a la entidad intervenida, y tendrá únicamente recurso de reposición. Lo resuelto definitivamente agota la vía administrativa, y deberá publicarse en un medio escrito de circulación nacional.

 

CAPÍTULO IV

DEL CONTRATO DE SEGUROS

Sección I

Disposiciones Generales

 

ARTÍCULO 77.- Contrato de seguro

El contrato de seguro es aquel en que el asegurador se obliga a indemnizar, contra el pago de una prima y en el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, el daño producido al asegurado, o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones, dentro de los límites y condiciones convenidos.

ARTÍCULO 78.- Riesgos asegurables

El asegurador podrá asumir todos o algunos de los riesgos a que estén expuestos el interés o la cosa asegurados, el patrimonio o la persona del asegurado, no mediando prohibición expresa de la ley.

ARTÍCULO 79.- Interés asegurable

1.- Puede contratar el seguro sobre una cosa quien quiera que al tiempo del contrato tenga interés en la conservación del bien objeto del seguro, sea en calidad de propietario, copropietario, usufructuario, arrendatario, acreedor o administrador, sea en cualquier otra que le dé interés en la conservación del objeto asegurado.

2.- Si la persona que ha hecho asegurar para si o aquella por cuya cuenta ha contratado el seguro, no tiene interés asegurable al inicio de éste, puede validamente contratar siempre que se estipule que lo tendrá después. La desaparición del interés trae como consecuencia la cesación o extinción del seguro.

3.- Si el interés del asegurado se limita a una parte de la cosa asegurada por él en su totalidad, y el seguro no ha sido hecho también por cuenta de los demás interesados, el derecho del asegurado se limita únicamente a la parte de su interés.

4.- En los seguros personales tendrá interés asegurable toda persona:

a) En su propia vida.

b) En la de las personas a quienes legalmente puede reclamar alimentos o protección.

c) En la de aquellas cuya muerte o incapacidad puede ocasionarle un perjuicio económico.

 

ARTÍCULO 80.- Nulidad del contrato.

Es nulo el contrato de seguro:

1.- Si la persona que ha hecho asegurar para si o aquella por cuya cuenta ha contratado el seguro no tiene interés asegurable al tiempo del contrato, salvo lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 79 de esta ley.

2.- Que tenga por objeto operaciones ilícitas.

3.- Si al tiempo del contrato las cosas estaban ya libres del riesgo que se trataba de asegurar o cosas cuya pérdida o daño ya existía y se conocía.

4.- A partir del momento de la sustitución, cuando se cambien los objetos asegurados por otros de distinto género o especie no comprendidos en el contrato, salvo que el asegurador lo hubiere aceptado expresamente.

ARTÍCULO 81.- Efectos de la nulidad de cláusulas contractuales

Declarada la nulidad de alguna cláusula de las condiciones generales de un contrato de seguros por sentencia definitiva, será obligación del asegurador modificar los otros seguros que tengan cláusulas idénticas.

ARTÍCULO 82.- Régimen jurídico

1.- El contrato de seguro se regula por las disposiciones de la presente ley, y por las estipulaciones lícitas convenidas por las partes, las que deberán constar en la póliza respectiva.

2.- Supletoriamente, se observarán por su orden y en lo pertinente, las normas del Código de Comercio, el Código Civil, los usos y costumbres mercantiles.

3.- Es nula la renuncia que se haga de las disposiciones prohibitivas de esta ley, ya sea a la celebración del contrato o durante su vigencia.

 

ARTÍCULO 83.- Elementos esenciales del contrato

Son elementos esenciales del contrato de seguro:

1.- El interés asegurable.

2.- El riesgo asegurable.

3.- La prima o precio del seguro.

En ausencia de cualesquiera de éstos elementos el contrato de seguro no producirá efecto alguno.

ARTÍCULO 84.- Condiciones generales, particulares y especiales

Las condiciones generales, particulares y especiales del contrato de seguros se redactarán en forma clara y precisa, destacándose de modo especial las cláusulas limitativas de derechos del asegurado y las exclusiones del contrato.

Prevalecerán las condiciones especiales sobre las particulares y éstas últimas sobre las generales.

ARTÍCULO 85.- Cláusulas de rescisión o cancelación del contrato

1.- Con excepción de los seguros de vida, durante la vigencia del contrato, cualquiera de las partes podrá rescindirlo sin expresar causa si así lo hubieren convenido.

2.- Si el asegurador ejerce la facultad de rescindir o cancelar, deberá dar previo aviso no menor de quince días y reembolsar la prima proporcional por el plazo no corrido.

3.- Si el asegurado opta por la rescisión, el asegurador tendrá derecho a la prima devengada por el tiempo transcurrido, según la tarifa de corto plazo vigente.

4.- Lo anterior sin perjuicio de las demás causas de rescisión contractual que se estipulan en la presente ley o en el contrato.

 

Sección II

El contrato por cuenta de un tercero

 

ARTÍCULO 86.- Contrato por cuenta de un tercero

El seguro puede ser contratado por cuenta propia o por cuenta de un tercero determinado o determinable. El seguro corresponde a quien lo ha contratado a menos que la póliza exprese que es por cuenta de un tercero.

ARTÍCULO 87.- Obligaciones. de las partes

1.- Al tomador o contratante incumben las obligaciones y al tercero o asegurado corresponde el derecho a la prestación asegurada. No obstante, al asegurado corresponden aquellas obligaciones que no puedan ser cumplidas más que por él mismo.

2.- Las obligaciones que se establecen en esta ley a cargo del asegurado, se entenderán a cargo del tomador o del beneficiario cuando sean estas personas las que estén en posibilidad de cumplirlas.

3.- El tercero o asegurado en cualquier tiempo podrá tomar a su cargo el cumplimiento de las obligaciones que la ley o el contrato le imponen al tomador cuando éste no las hubiere ejecutado, sin perjuicio de las sanciones que se hubieren establecido para dicho incumplimiento.

ARTÍCULO 88.- Interés asegurable del tomador

Cuando así se estipule, el tomador tendrá derecho a la prestación asegurada en relación con su interés asegurable. En lo demás, el contrato se regirá por las normas establecidas para el contrato en favor de tercero.

ARTÍCULO 89.- Oposición de excepciones

Salvo convenio en contrario, el asegurador podrá oponer al beneficiario las excepciones que hubiere podido alegar contra el tomador o el asegurado, en caso de ser estos distintos de aquel, y al asegurado las que hubiere podido alegar contra el tomador.

ARTÍCULO 90.- Seguros sobre la vida de un tercero

En los seguros sobre la vida de un tercero, se requiere el consentimiento escrito del asegurado al inicio del contrato, con indicación del valor del seguro y el nombre del beneficiario. En defecto del consentimiento requerido el contrato no producirá efecto alguno. Si el tomador ha actuado de buena fe el asegurador estará obligado a restituir las primas percibidas, y sólo podrá retener el importe de los gastos incurridos.

 

 

Sección III

Reticencia y declaraciones inexactas

 

ARTÍCULO 91.- Nulidad relativa del contrato

El tomador está obligado a declarar al asegurador todos los hechos y circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo. La reticencia o inexactitud por parte del tomador, aún de buena fe, sobre hechos o circunstancias que conocidos por el asegurador hubieren influido para que el contrato no se celebrara o se hiciera bajo otras condiciones, producirán la nulidad relativa del contrato.

ARTÍCULO 92.- Rescisión por reticencia

1.- El asegurador podrá rescindir el contrato comunicándolo por escrito al tomador del seguro, dentro de los tres meses siguientes a partir del día en que tuvo conocimiento de la reticencia o falsedad. Corresponderán al asegurador las primas devengadas al momento de la rescisión.

2.- En caso de que la falsedad o inexactitud proviniere del asegurador o su representante, el asegurado podrá rescindir el contrato y exigir de inmediato la devolución de la prima pagada.

ARTÍCULO 93.- Reticencia no dolosa

Cuando se compruebe que la reticencia o inexactitud ha sido no dolosa y es alegada dentro del plazo señalado en el artículo 92, el asegurador puede rescindir el contrato restituyendo la prima percibida con deducción de los gastos, o reajustarla con la conformidad del asegurado al verdadero estado del riesgo.

ARTÍCULO 94.- Efecto del siniestro

Si el siniestro sobreviene antes de que el asegurador declare la rescisión a que se refiere el artículo 92, y siempre y cuando la reticencia o inexactitud haya sido no dolosa, la prestación de éste se reducirá proporcionalmente a la diferencia entre la prima convenida y la que se hubiese aplicado de haberse conocido la verdadera naturaleza del riesgo. Si medió dolo o culpa grave del tomador del seguro, quedará el asegurador librado del pago de la prestación.

ARTÍCULO 95.- Reticencia y contrato a favor de tercero

En el contrato por cuenta de un tercero, se aplicarán los mismos principios sobre reticencia o inexactitud tanto al tercero asegurado como al tomador.

ARTÍCULO 96.- Convalidación

Las sanciones mencionadas en los artículos anteriores no se aplican si el asegurador, antes de celebrarse el contrato, ha conocido o debido conocer los hechos o circunstancias sobre las que versan los vicios de la declaración o si, ya celebrado el contrato, se allana a subsanarlos o los acepta expresa o tácitamente, salvo que haya mediado dolo o culpa grave del tomador en cuyo caso será aplicable lo dispuesto en el artículo 92.

 

 

Sección IV

Agravación del riesgo

 

ARTÍCULO 97.- Obligación del asegurado o tomador

El asegurado o el tomador según el caso, están obligados a mantener el estado del riesgo. Uno u otro deberán notificar por escrito al asegurador los hechos o circunstancias que sobrevengan con posterioridad a la celebración del contrato e impliquen agravación del riesgo, pues de haber existido tales hechos o circunstancias al momento de la celebración, hubieran impedido el otorgamiento del contrato o modificado sus condiciones.

Lo anterior no será aplicable a los seguros de vida, excepto en cuanto a los beneficios adicionales, a menos que hubiere convención en contrario; ni cuando el asegurador haya conocido oportunamente la agravación y consentido en ella.

ARTÍCULO 98.- Plazo para notificar agravación

La notificación se hará con antelación no menor de diez días a la fecha de la agravación del riesgo, si esta depende de la voluntad del asegurado o del tomador. Si es extraña o provocada por hecho ajeno, dentro de los diez días siguientes a aquel en que tenga conocimiento de ella, lo que se presume transcurridos treinta días a partir del momento de la modificación.

ARTÍCULO 99.- Rescisión o modificación de condiciones Notificada la modificación del riesgo en los términos consignados en el artículo anterior, el asegurador podrá rescindir el contrato o modificar sus condiciones, exigiendo el pago del reajuste a que haya lugar en el monto de la prima.

ARTÍCULO 100.- Rescisión por agravación

1.- El asegurador podrá rescindir el contrato en el término de tres meses a partir del momento de la notificación, o de que tuvo conocimiento de la modificación del riesgo, lo que deberá comunicar por escrito al asegurado.

2.- El derecho a rescindir se extingue si no se ejerce en el plazo previsto o si la agravación ha desaparecido.

ARTÍCULO 101.- Efectos de la rescisión

La rescisión del contrato tendrá efecto inmediato si la agravación es tal que el asegurador no habría consentido el seguro y pasados quince días si la agravación del riesgo es tal que para el seguro se habría exigido una prima mayor y ésta no se hubiere pagado. En este último caso, si ocurre el siniestro antes de la eficacia de la rescisión, la prestación debida por el asegurador será reducida teniendo en cuenta la relación entre la prima establecida por el contrato y aquella que habría sido fijada de haberse conocido la verdadera magnitud del riesgo.

ARTÍCULO 102.- Pluralidad de intereses

1.- Cuando el contrato comprende pluralidad de intereses o de personas y la agravación solo afecta parte de ellos, el asegurador puede rescindir todo el contrato, si determina que de haber conocido la agravación, no lo hubiese celebrado en las mismas condiciones con respecto a las personas o intereses no afectados.

2.- Si el asegurador ejercita su derecho de rescindir el contrato respecto de una parte de los intereses, el tomador puede rescindirlo en lo restante con aplicación de lo dispuesto en el artículo 116 respecto a la prima. La misma regla es aplicable al asegurador cuando se libera por esta causa.

ARTÍCULO 103.- Falta de notificación

La falta de notificación al asegurador dentro de los plazos indicados produce la terminación del contrato. Pero solo la mala fe del asegurado o del tomador dará derecho al asegurador a retener la prima no devengada.

ARTÍCULO 104.- Disminución del riesgo

En caso de disminución del riesgo, el asegurador deberá reducir la prima estipulada, según la tarifa correspondiente, siempre que la disminución del riesgo sea de tal naturaleza que si hubiera sido conocida por éste en el momento de la perfección del contrato lo habría concluido en condiciones más favorables. Lo dispuesto en este artículo no se aplica en los seguros de vida.

 

Sección V

La póliza

 

ARTÍCULO 105.- Formalidades y entrega

1.- El contrato de seguro, sus modificaciones o adiciones deberán ser formalizados por escrito, y lo acreditará la póliza respectiva. El asegurador está obligado a entregar al tomador del seguro la póliza, dentro de los diez días hábiles siguientes a la fecha de la aceptación del riesgo. En las modalidades de seguro en que por disposiciones especiales no se exija la emisión de la póliza, el asegurador estará obligado a entregar el documento que en ellas se establezca.

2.- El asegurador tendrá la obligación de expedir, a solicitud y costa del asegurado, copia o duplicado de la póliza, así como de las declaraciones hechas en la oferta o solicitud de seguro.

ARTÍCULO 106.- Contenido mínimo

1.- La póliza deberá contener como mínimo lo siguiente:

a) Nombre, apellidos o denominación social, cédulas y domicilios de las partes contratantes, así como la designación del asegurado y beneficiario en su caso.

b) Si se asegura por cuenta propia o a favor de un tercero.

c) Clase de Seguro, riesgo asegurado y coberturas por las que se efectúa el seguro.

d) Designación de los objetos asegurados y su ubicación.

e) Montos asegurados o modo de precisarlos.

f) Importe, vencimiento, lugar y forma de pago de las primas.

g) Duración del contrato con expresión del día y la hora en que comienzan y terminan su efectos.

    1. Las condiciones generales, particulares y especiales que conforman el contrato, destacándose de modo especial las cláusulas limitativas, las obligaciones y las exclusiones.

i) Firma del asegurador o su representante.

2.- La falta de una de las especificaciones de este artículo, no acarrea la nulidad del contrato, salvo que sea uno de aquellos elementos indispensables para su validez de acuerdo con la legislación comercial vigente en materia de contratos.

ARTÍCULO 107.- Documentos de la póliza

Forman parte integrante de la póliza los siguientes documentos:

La solicitud o propuesta de seguro firmada por el tomador y los documentos que la complementen, y

Las otras solicitudes que se presenten luego de emitido el seguro, y los addenda que modifiquen o adicionen las condiciones del contrato.

ARTÍCULO 108.- Rectificación de la póliza

Si el contenido de la póliza difiere de la proposición de seguro o de las cláusulas acordadas, el tomador tendrá un plazo de treinta días naturales a partir de la entrega de la póliza para solicitar la rectificación. Transcurrido dicho plazo, se considerarán aceptadas las estipulaciones de la póliza o sus modificaciones.

Lo establecido en el párrafo anterior deberá insertarse en las Condiciones Generales de toda póliza.

ARTÍCULO 109.- Aceptación de la propuesta

La propuesta de seguro deberá ser aceptada o rechazada por el asegurador dentro de un plazo que podrán fijar las partes, no mayor a treinta días hábiles a partir de la fecha de su recibo. Igual procedimiento se seguirá con las propuestas de modificación a contratos vigentes.

ARTÍCULO 110.- Perfección del contrato

El contrato de seguro se perfecciona desde el momento en que el asegurador acepta la propuesta.

ARTÍCULO 111.- Clases de pólizas

1.- Las pólizas podrán ser nominativas, a la orden o al portador, salvo en los seguros de personas que deben ser nominativas.

2.- La cesión de la póliza nominativa en ningún caso produce efectos contra el asegurador sin su consentimiento previo, salvo lo dispuesto para el seguro de transporte.

3.- En la póliza a la orden, la cesión puede hacerse por simple endoso, con tal de que se haya efectuado también la transferencia de la cosa asegurada.

4.- El asegurador podrá oponer al cesionario o endosatario todas las excepciones que tenga contra el tomador, asegurado o beneficiario.

 

Sección VI

La prima

 

ARTÍCULO 112.- Pago de la prima

1.- El tomador está obligado al pago de la prima en las condiciones estipuladas en la póliza.

2.- Salvo pacto en contrario, la prima es debida por adelantado desde la aceptación del riesgo y deberá ser pagada dentro de los diez días siguientes.

3.- La prima deberá ser pagada en el domicilio del asegurador o en el de sus representantes o agentes debidamente autorizados, salvo que las partes hubieren acordado otro lugar.

ARTÍCULO 113.- Fraccionamiento de la prima

Por acuerdo de las partes, la prima podrá ser de pago fraccionado. Si en la póliza se estableciere la posibilidad de pago fraccionado cada uno de éstos vencerá al comienzo del período que comprenda.

ARTÍCULO 114.- Mora en el pago

1.- Si la prima no ha sido pagada dentro de los plazos establecidos en esta ley o convenidos por las partes, el asegurador podrá cancelarlo y no será responsable por los siniestros que ocurran.

2.- Cuando se convinieren seguros cuya prima sea liquidable al final del período de su vigencia, la mora en el pago de la prima producirá la terminación del contrato.

3.- El asegurador deberá notificar al asegurado el monto de la prima devengada y tendrá además derecho a exigir el pago de los gastos incurridos.

ARTÍCULO 115.- Exigencia del pago

1.- El asegurador tendrá derecho a exigir en vía ejecutiva el pago de las primas que se le adeudaren. Para tal efecto tendrá carácter de título ejecutivo la certificación expedida por el Contador Público Autorizado del asegurador.

2.- En el seguro de vida cuando el asegurado no pague la primer prima, el asegurador no podrá exigir su pago; sin embargo, tendrá derecho a que se le reembolsen los gastos incurridos en la formalización del contrato.

3.- En el seguro por cuenta ajena, si el tomador ha sido declarado en estado de insolvencia, el asegurador tiene derecho a exigir al asegurado el pago de la prima adeudada.

ARTÍCULO 116.- Ajustes en la prima

1.- Salvo pacto en contrario, los ajustes de prima originados en modificaciones a las pólizas deberán cancelarse en un término no mayor a diez días a partir de la fecha de su aceptación.

2.- Si la modificación origina devolución de prima, el asegurador deberá efectuarla en un plazo no mayor de diez días a partir de la solicitud.

ARTÍCULO 117.- Prima devengada en caso de siniestro

En caso de siniestro total indemnizable al amparo del contrato, la prima total se entenderá totalmente devengada. Si el siniestro fuere parcial, se atenderá lo convenido entre las partes.

ARTÍCULO 118.- Pago por terceros

El asegurador no podrá negarse a aceptar el pago de la prima ofrecido por los acreedores privilegiados, hipotecarios o prendarios, terceros asegurados, beneficiarios o por cualquier otro que tenga interés asegurable en la continuación del seguro.

ARTÍCULO 119.- Compensación

El asegurador tendrá el derecho de compensar las primas y los préstamos sobre pólizas que se le adeuden, con la prestación debida al beneficiario.

 

 

Sección VII

El riesgo y la realización del siniestro

 

ARTÍCULO 120.- Definición de riesgo

1.- Se denomina riesgo el suceso incierto que no depende exclusivamente de la voluntad del tomador, del asegurado o del beneficiario, y cuya realización da origen a la obligación del asegurador.

2.- Los hechos ciertos, salvo la muerte y los físicamente imposibles, no constituyen riesgos y por lo tanto no son asegurables.

3.- El riesgo especulativo por su naturaleza no es asegurable.

ARTÍCULO 121.- Plazo para determinar el siniestro

1.- Se denomina siniestro la ocurrencia del riesgo asegurado.

2.- El asegurado o el beneficiario en su caso, deberán dar aviso del siniestro al asegurador por cualquier medio escrito en un plazo máximo de diez días hábiles a partir de su ocurrencia, o desde que tuviera conocimiento del mismo, salvo que las partes hubieren acordado un plazo mayor en el contrato de seguro. El incumplimiento de esta obligación podrá acarrear la pérdida del derecho a ser indemnizado.

3.- El asegurador no podrá alegar retardo u omisión del aviso de siniestro, si ha intervenido en el mismo plazo en las operaciones de salvamento o de comprobación del siniestro o del daño.

4.- El tomador del seguro o asegurado deberán dar al asegurador toda clase de información sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro.

ARTÍCULO 122.- Obligaciones de las partes

1.- Al asegurado corresponde demostrar la realización del siniestro y la cuantía aproximada de la pérdida, entregando un estado detallado de éstas y los daños.

2.- Al asegurador compete demostrar los hechos o circunstancias que excluyen su responsabilidad.

3.- El asegurado tiene la obligación de colaborar con el asegurador en el examen e inspección del bien asegurado; y cooperar y asistir al asegurador en las diligencias que requiera el procedimiento indemnizatorio.

4.- El asegurador tendrá derecho de exigir al asegurado información sobre los hechos relativos al siniestro para determinar las circunstancias de su realización y sus consecuencias.

5.- Ante el incumplimiento de estas obligaciones podrá el asegurador liberarse de su deber de indemnizar.

ARTÍCULO 123.- Gastos útiles o de salvamento

1.- El asegurado o tomador del seguro deberá emplear los medios a su alcance para disminuir las consecuencias del siniestro. El incumplimiento de este deber dará derecho al asegurador a reducir en forma proporcional la prestación, considerando la importancia de los daños derivados y el grado de culpa del asegurado.

2.- Si este incumplimiento se produjera con la manifiesta intención de perjudicar o engañar al asegurador, éste quedará liberado de toda prestación derivada del siniestro.

3.- Los gastos que se originen por el cumplimiento de la citada obligación, siempre que no sean inoportunos o desproporcionados a los bienes salvados, serán por cuenta del asegurador sin que puedan exceder de la suma asegurada o hasta el límite fijado en el contrato, incluso si no se hubieren obtenido resultados efectivos o positivos.

4.- La participación del asegurador en el salvamento y conservación de los objetos asegurados no perjudica sus derechos, ni el derecho del asegurado al reembolso de los gastos en que haya incurrido.

5.- El asegurador que en virtud del contrato solo deba indemnizar una parte del daño causado por el siniestro, deberá reembolsar la parte proporcional de los gastos de salvamento, a menos que el asegurado o el tomador del seguro hayan actuado siguiendo las instrucciones del asegurador.

ARTÍCULO 124.- Declaraciones inexactas

Las obligaciones del asegurador quedarán extinguidas si demuestra que el contratante, el asegurado, el beneficiario o sus representantes, disimulan o declaran en forma inexacta o fraudulenta hechos que podrían excluir, restringir o reducir dichas obligaciones, o cuando omitan entregar a tiempo documentación con el propósito de engañar o perjudicar al asegurador.

ARTÍCULO 125.- Pago del siniestro

1.- El asegurador estará obligado a efectuar el pago del siniestro dentro de los sesenta días siguientes a partir de la fecha de su aviso.

2.- Vencido este plazo el asegurador reconocerá y pagará al asegurado o beneficiario, además de la obligación a su cargo y sobre el importe de ella, intereses moratorios iguales a la tasa de interés legal.

3.- El asegurado o el beneficiario tendrán derecho a demandar, en lugar de los intereses a que se refiere el párrafo anterior, la indemnización de perjuicios causados por la mora del asegurador.

4.- Es nulo el convenio que exonere al asegurador de la responsabilidad por su mora, pero cuando esta obedezca a omisión del asegurado, el término se suspende hasta que éste cumpla las cargas impuestas por la ley o el contrato.

ARTÍCULO 126.- Adelanto de la indemnización

No obstante el plazo establecido en el artículo anterior, cuando el asegurador ha reconocido el derecho del asegurado o de su derechohabiente, éste puede solicitar un adelanto de al menos el importe mínimo de lo que el asegurador deba reconocer según las circunstancias por él conocidas.

ARTÍCULO 127.- Existencia de mala fe en la reclamación

La mala fe del tomador, asegurado o beneficiario en la reclamación o comprobación de la indemnización por el siniestro, causará la pérdida de tal derecho.

ARTÍCULO 128.- Límite de responsabilidad

El asegurador estará obligado a responder hasta el límite de la suma asegurada.

ARTÍCULO 129.- Seguros coexistentes

Al dar el aviso del siniestro el asegurado está obligado a declarar al asegurador acerca de los seguros coexistentes.

 

 

Sección VIII

Reaseguro

 

ARTÍCULO 130.- Reaseguro

1.- El asegurador puede en cualquier tiempo y en la proporción que considere conveniente, asegurar con otro los riesgos por él asegurados.

2.- En virtud de que el reaseguro no es un contrato en favor de tercero, el asegurado carece de acción directa contra el reasegurador, y éste de obligaciones para con aquel.

3.- No obstante, en caso de quiebra, liquidación voluntaria o forzosa de su asegurador, los asegurados tendrán privilegio especial sobre el saldo acreedor que tenga el asegurador con el reasegurador.

 

CAPITULO V

SEGUROS DE DAÑOS

Sección I

Principios comunes

 

ARTÍCULO 131.- Objeto

Tiene interés asegurable toda persona cuyo patrimonio pueda resultar afectado, directa o indirectamente por la realización de un riesgo. Dicho interés debe además ser lícito y susceptible de estimación en dinero.

ARTÍCULO 132.- Concurrencia de intereses

Sobre una misma cosa podrán concurrir intereses distintos, todos los cuales son asegurables, simultánea o sucesivamente, hasta por el valor de cada uno de ellos. Pero en caso de producirse el siniestro, la indemnización no podrá exceder del valor total del objeto al momento del suceso, y la distribución de ésta se hará teniendo en cuenta el principio consignado en el artículo 135.

ARTÍCULO 133.- Estimación del valor asegurado

1.- Cuando el interés asegurable no pueda cuantificarse, el monto asegurado será estipulado libremente por las partes contratantes, y será el valor máximo indemnizable al momento del siniestro con sujeción a los principios enunciados en el artículo 135.

2.- Cuando se pacte que la suma asegurada cubra plenamente el valor del interés asegurado durante la vigencia del contrato, éste deberá contener expresamente los criterios y procedimientos para adecuar la suma asegurada y la prima al valor real del interés.

ARTÍCULO 134.- Contrato de mera indemnización

1.- Los seguros de daños son contratos de mera indemnización y no pueden constituir para el asegurado o beneficiario fuente de enriquecimiento.

2.- La indemnización podrá comprender a la vez el daño emergente y el lucro cesante, pero éste deberá ser objeto de acuerdo expreso entre las partes.

ARTÍCULO 135.- Límites de la indemnización

1.- Dentro del límite que señala el artículo 128, la indemnización en ningún caso podrá exceder del valor real del interés asegurado al momento del siniestro, ni del monto efectivo del perjuicio patrimonial sufrido por el asegurado o el beneficiario.

2.- Se presume valor real del interés asegurado el que haya sido declarado por el asegurado al asegurador. No obstante, al momento del siniestro el asegurador podrá probar que el valor declarado difiere del valor real del interés objeto del contrato.

ARTÍCULO 136.- Valor de reposición

Lo dispuesto en el artículo anterior no obsta para que las partes al contratar el seguro, acuerden el pago de la indemnización por el valor de reposición o de reemplazo del bien asegurado dentro del límite del artículo 128.

ARTÍCULO 137.- La regla proporcional

1.- No hallándose asegurado el valor íntegro del interés, el asegurador sólo estará obligado a indemnizar el daño a prorrata entre la cantidad asegurada y el valor íntegro del bien al momento del siniestro.

2.- Las partes, de común acuerdo, podrán excluir del contrato la aplicación de esta regla.

ARTÍCULO 138.- Sobreseguro

1.- Si la suma asegurada supera notablemente el valor del interés asegurado, cualquiera de las partes podrá exigir la reducción de la suma asegurada y de la prima, debiendo restituir el asegurador el exceso de las primas recibidas y no devengadas. Si se produjere el siniestro, el asegurador indemnizará el daño efectivamente causado.

2.- Cuando el sobreseguro se deba a dolo del asegurado o su representante, el contrato será nulo. El asegurador podrá en este caso retener las primas del período.

ARTÍCULO 139.- Cláusulas sobre participación en la pérdida

1.- Cuando existan cláusulas mediante las cuales el asegurador obliga al asegurado a participar en la pérdida, éste podrá asegurar esa parte con otro asegurador, siempre y cuando informe a ambos y se estipule expresamente la participación de cada uno en caso de siniestro.

2.- La infracción a esta norma producirá la terminación de ambos contratos.

ARTÍCULO 140.- Vicio propio de los objetos asegurados

1.- La avería, merma o pérdida de una cosa proveniente de su vicio propio, no estará comprendida dentro del riesgo asumido por el asegurador.

2.- Se entiende por vicio propio el germen de destrucción o deterioro que llevan en sí las cosas por su propia naturaleza o destino, aunque se les suponga de la mejor calidad en su especie.

ARTÍCULO 141.- Provocación del siniestro

El asegurador queda liberado si el tomador, asegurado o beneficiario provoca intencionalmente el siniestro.

ARTÍCULO 142.- Destrucción del bien Asegurado

1.- Si la cosa asegurada se destruye por hecho o causa extraños a la protección de seguro, se producirá la extinción del contrato, con la obligación del asegurador de devolver la prima no devengada.

2.- Si la destrucción es parcial, el contrato se ajustará parcialmente y habrá lugar a la devolución de la prima proporcional.

ARTÍCULO 143.- Forma de pago de la indemnización

La indemnización se pagará en dinero, o mediante la reposición, reparación o reconstrucción de la cosa asegurada, si así se hubiere convenido.

ARTÍCULO 144.- Objetos salvados

El asegurador podrá adquirir para sí los objetos salvados, siempre que abone su valor conforme al dictamen pericial.

ARTÍCULO 145.- Reducción de la suma asegurada

Salvo pacto en contrario, la suma asegurada se entenderá reducida desde el momento del siniestro, en el importe de la indemnización pagada al asegurado.

ARTÍCULO 146.- Prohibición de abandono

1.- Al asegurado o al beneficiario, no le estará permitido el abandono de las cosas aseguradas con ocasión de un siniestro, salvo autorización del asegurador.

2.- En caso de incumplimiento el asegurador quedará liberado de su obligación de indemnizar, si el abandono provoca agravación del daño.

ARTÍCULO 147.- Prenda, hipoteca y embargo

En caso de siniestro, el acreedor hipotecario, prendario o preferente, podrá hacer valer sus derechos ante el asegurador, quien dará audiencia al asegurado por un plazo de ocho días para que alegue lo que corresponda. Formulada la oposición, y en defecto de acuerdo de partes, el asegurador consignará judicialmente la suma debida y el juez resolverá por procedimiento sumarísimo. Si el asegurador ya había efectuado el pago, no incurrirá en responsabilidad frente a dicho acreedor.

ARTÍCULO 148.- Arbitraje

Toda cuestión de hecho o de derecho que surja entre el asegurador y el asegurado relativo al contrato de seguro, podrá ser resuelta por árbitros juris o de derecho, de acuerdo con las previsiones de la Ley sobre Resolución Alterna de Conflictos y Promoción de la Paz Social.

 

 

Sección II

Tasación o valoración

 

 

ARTÍCULO 149.- Respecto del valor real, de reposición o monto de la pérdida.

Cuando hubiere desacuerdo entre el asegurado y el asegurador respecto del valor real o de reposición de la propiedad al ocurrir el siniestro o del monto de la pérdida, cualquiera de las partes puede solicitar se practique una tasación o valoración. La valoración será efectuada por un tasador único o por dos tasadores nombrados por cada parte, quienes en previsión de un dictamen suyo discrepante, designarán ab initio un tercer tasador. El dictamen del tercer tasador, cuando fuere necesario, se mantendrá dentro de los límites de valoración que constan en los informes individuales de los otros dos tasadores, sin que pueda, por consiguiente ser más bajo que el menor ni más alto que el mayor.

ARTÍCULO 150.- Obligatoriedad de los dictámenes

Los dictámenes del tasador único, de los dos tasadores, - cuando forren conformes- o del tercer tasador dictaminante, obligan a las partes. Sin embargo, el resultado podrá desconocerse por el asegurador si descubre evidencia que responsabilice al asegurado por conducta fraudulenta o maliciosa, o por el asegurado si comprueba que el tasador nombrado por el asegurador en una valoración de dos tasadores, actuó en forma maliciosa. No tendrá invalidez ni perderá eficacia la tasación que contenga errores de juicio sobre el valor real o de reposición de la propiedad siniestrada o el monto de la pérdida, pero sí será invalidada e ineficaz la que ofrezca interpretación errónea respecto a las coberturas y condiciones de la póliza correspondiente.

ARTÍCULO 151.- Honorarios de los tasadores

Los honorarios de los tasadores serán pagados:

1.- Por mitades entre el asegurador y el asegurado, en el caso de tasador único o de tercer tasador dictaminante, y

2.- En forma completa por las partes respecto del que cada una haya designado, en el supuesto de valoración conforme con los dos tasadores.

ARTÍCULO 152.- Pago de gastos de la tasación

Sin perjuicio de lo establecido en el artículo 151, los gastos en que incurran los dos tasadores serán pagados por partes iguales entre el asegurador y el asegurado, excepto los innecesarios que serán por cuenta de la parte que los ocasionó.

 

 

Sección III

Pluralidad de Seguros

 

 

ARTÍCULO 153.- Pluralidad de seguros

Hay pluralidad o coexistencia de seguros cuando, en un determinado momento, exista entre estos identidad de: asegurado, interés asegurado y riesgo.

ARTÍCULO 154.- Notificación

Quien asegura el mismo interés y el mismo riesgo, notificará sin dilación al asegurador los demás contratos celebrados con antelación, salvo si el asegurador debió conocer de su existencia.

ARTÍCULO 155.- Responsabilidad del asegurador

1.- En caso de siniestro, cuando no se hubieren convenido estipulaciones especiales, se entiende que cada asegurador contribuye proporcionalmente al monto de su contrato, hasta la concurrencia de la indemnización debida.

2.- La liquidación de los daños se hará considerando los contratos vigentes al tiempo del siniestro.

3.- El seguro que abona una suma mayor que la proporcionalmente a su cargo, tiene acción para efectuar el correspondiente ajuste.

ARTÍCULO 156.- Seguro subsidiario

Puede estipularse que uno o más seguros respondan sólo subsidiariamente o cuando el daño exceda de una suma determinada.

ARTÍCULO 157.- Nulidad

El asegurado no puede pretender una indemnización que supere el monto del daño sufrido. Si se celebró el seguro plural con la intención de enriquecimiento indebido, son nulos los contratos celebrados con esa intención sin perjuicio del derecho del asegurador a percibir la prima devengada durante el período anterior a la fecha en que conoció esa intención.

ARTÍCULO 158.- Contratos celebrados en ignorancia de la existencia de otros

Si el asegurado celebra el contrato sin conocer la existencia de otro anterior, puede solicitar la rescisión del más reciente o la reducción de la suma asegurada al monto no cubierto por el primer contrato con disminución proporcional de la prima. La solicitud debe hacerse inmediatamente de conocido el seguro y antes del siniestro.

ARTÍCULO 159.- Contratos celebrados simultáneamente

Si los contratos fueron celebrados simultáneamente, el asegurado podrá exigir la reducción de las sumas aseguradas o la cancelación de alguno de los contratos y surtirá efectos a partir del momento que lo solicite

 

 

Sección IV

Transmisión del Seguro

 

ARTÍCULO 160.- Transmisión inter vivos

1.- Mudando la cosa asegurada de dueño, durante el tiempo del contrato, el seguro pasa al nuevo dueño, aún sin mediar traspaso de la póliza, con sujeción a lo dispuesto en los artículos 97 y siguientes sobre agravación del riesgo, y en el artículo 111 sobre las pólizas nominativas.

2.- En el evento de que exista interés asegurable en el transmitente, el contrato continuará protegiéndolo en la proporción de su interés.

3.- Los interesados deberán comunicar al asegurador, al vencimiento del plazo de la póliza, el cambio. De no hacerlo, el asegurador podrá rescindir el contrato.

ARTÍCULO 161.- Transmisión mortis causa

1.- La transmisión del interés asegurado, o de la cosa a la que esté vinculado el seguro por muerte del tomador o asegurado, dejará subsistente el contrato automáticamente a nombre de la sucesión, a cuyo cargo quedará el cumplimiento de las obligaciones pendientes en el momento de la muerte.

2.- Treinta días después de dictada la resolución que apruebe la cuenta partición, los interesados deberán comunicarlo al asegurador para efectuar las respectivas modificaciones al contrato de seguro. La falta de comunicación producirá la extinción del contrato.

ARTÍCULO 162.- Oposición de excepciones

En los casos señalados en los dos artículos anteriores el asegurador tendrá derecho de oponer a los interesados del seguro todas las excepciones relativas o derivadas del contrato original.

 

Sección V

Subrogación

ARTÍCULO 163.- Derecho del asegurador a subrogarse

1.- El asegurador que pague la indemnización se subrogará, por ministerio de la ley y hasta el monto de su importe, en los derechos del asegurado contra las personas responsables del siniestro, pero éstas podrán oponer al asegurador las mismas excepciones que pudieren hacer valer contra el damnificado.

2.- Habrá también lugar a la subrogación en los derechos del asegurado cuando éste, a título de acreedor, ha contratado el seguro para proteger su derecho real sobre la cosa asegurada.

ARTÍCULO 164.- Prohibición de renuncia a derechos

El asegurado no podrá renunciar en ningún momento a sus derechos contra terceros responsables del siniestro. El incumplimiento de esta obligación acarreará la pérdida del derecho a la indemnización.

ARTÍCULO 165.- Cooperación del asegurado

El asegurado está obligado a realizar todo lo que esté a su alcance para permitirle al asegurador el ejercicio de los derechos derivados de la subrogación. El incumplimiento de este deber se sancionará con el pago de los daños y perjuicios ocasionados, o con la pérdida de la indemnización si hubiere mediado mala fe.

ARTÍCULO 166.- Inexistencia de subrogación

El asegurador no tendrá derecho a la subrogación contra ninguna de las personas cuyos actos u omisiones den origen a responsabilidad del asegurado, de acuerdo con las leyes, ni contra el causante del siniestro que sea, respecto del asegurado, pariente en línea directa o colateral dentro del segundo grado de consanguinidad, o al cónyuge.

Lo anterior no tendrá efecto si la responsabilidad proviene de dolo o culpa grave, ni ante la existencia de seguros con naturaleza de caución que cubran la conducta del causante, o cuando el responsable directo del siniestro se halle asegurado mediante un contrato de seguro. En este último caso, la subrogación estará limitada en su alcance a los términos de dicho contrato.

 

 

Sección VI

Seguro de incendio

 

 

ARTÍCULO 167.- Daño indemnizable

El asegurador indemnizará el daño material causado a las cosas aseguradas por la acción directa e indirecta del fuego o rayo. También cubrirá los daños que sean consecuencia de las medidas adoptadas para extinguirlo o para evitar la propagación del incendio, las de evacuación u otras análogas, así como los bienes asegurados que se hurten durante el incendio. El riesgo de explosión y el incendio derivado no están cubiertos, salvo pacto en contrario.

ARTÍCULO 168.- Definición

Se considera incendio la combustión y el abrasamiento con llama, capaz de propagarse, de un objeto u objetos que no estaban destinados a ser consumidos por el fuego en el lugar y el momento en que se produce el incendio.

ARTÍCULO 169.- Daños y pérdidas excluidas

Sin perjuicio de las demás exclusiones contenidas en el contrato de seguro, el asegurador no responde por:

1.- Los provenientes de combustión espontánea.

2.- Los daños que cause el incendio en títulos valores de cualquier especie, efectos de comercio, billetes de banco, piedras y metales preciosos, objetos de arte o cualesquiera otros objetos de valor que se hallaren en el bien asegurado, aun cuando éste pruebe su preexistencia, o su destrucción, o deterioro por el siniestro, a menos que exista convenio especial entre las partes.

ARTÍCULO 170.- Retenciones en caso de siniestro

Del producto líquido de las indemnizaciones de cada póliza de incendio, el asegurador retendrá el cinco por ciento, que se destinará a los siguientes fines:

1.- Cancelar los salarios correspondientes a dos semanas a los operarios y empleados que quedaren sin trabajo por motivo del incendio del inmueble donde prestaban sus servicios,

2.- Cuando hubiere varios reclamantes se distribuirá entre ellos a prorrata y en proporción a sus derechos, la suma retenida a consecuencia del siniestro en que ellos estén interesados,

3.- La suma retenida, o su remanente, que no hubiere sido reclamada dentro de los seis meses posteriores al incendio, será entregada al asegurado.

 

Sección VII

Seguro de transporte

 

 

ARTÍCULO 171.- Riesgos cubiertos

El seguro de transporte comprenderá todos los riesgos inherentes al transporte; pero el asegurador no está obligado a responder por los deterioros causados por el simple transcurso del tiempo, ni por los riesgos expresamente excluidos en la póliza.

ARTÍCULO 172.- Contenido del contrato

La póliza deberá contener, además de los requisitos indicados en el artículo 107, los siguientes:

1.- La forma como deba hacerse el transporte y el medio a utilizar;

2.- La designación del punto donde deben ser recibidos los objetos asegurados para la carga y el lugar donde haya de hacerse la entrega, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo siguiente;

3.- Las calidades específicas de los objetos asegurados, tales como descripción del tipo de mercadería, peso, clase de empaque y con expresión del número de bultos.

ARTÍCULO 173.- Responsabilidad del asegurador

La responsabilidad del asegurador principia desde el momento en que las mercancías quedan a disposición del transportador o sus dependientes, y concluye con la entrega al destinatario.

Esta responsabilidad podrá extenderse, a voluntad de las partes, para cubrir la permanencia de los bienes asegurados en los lugares iniciales o finales del trayecto asegurado.

ARTÍCULO 174.- Daños por culpa o dolo

El asegurador responderá de los daños causados por culpa o dolo de los encargados de la recepción, transporte o entrega de los efectos asegurados.

ARTÍCULO 175.- Abandono de los bienes dañados

El asegurado no podrá hacer dejación total o parcial de los objetos averiados, a favor del asegurador, a menos que se estipule lo contrario.

ARTÍCULO 176.- Cesión de la póliza

La cesión del certificado de seguro de transporte, cuando fuere nominativo, puede hacerse sin el consentimiento del asegurador, a menos que se estipule lo contrario.

ARTÍCULO 177.- Seguro por tiempo o viaje

El seguro se puede convenir por tiempo o por viaje. En ambos casos el asegurador indemnizará el daño producido después del plazo de garantía, si la prolongación del viaje o del transporte obedece a un siniestro cubierto por el seguro.

ARTÍCULO 178.- Cambio de ruta

El asegurador no responde de los daños si el viaje se ha efectuado, sin necesidad por rutas o caminos que no sean de uso ordinario, o de una manera que no sea común.

ARTÍCULO 179.- Responsabilidad del transportador

Cuando el seguro se refiere a la responsabilidad del transportador respecto del pasajero, cargador, destinatario o tercero, la responsabilidad comprende los hechos de sus dependientes u otras personas por las cuales él sea responsable.

ARTÍCULO 180.- Vicio propio, culpa o negligencia del cargador o destinatario

1.- El asegurador no responde por el daño debido a la naturaleza intrínseca de la mercadería, vicio propio, mal acondicionamiento, merma, derrame, o embalaje deficiente.

2.- No obstante, el asegurador responde en la medida en que el deterioro de la mercadería obedezca a demora u otras consecuencias directas de un siniestro cubierto.

3.- Las partes pueden convenir que el asegurador no responde por los daños causados por simple culpa o negligencia del cargador o destinatario.

ARTÍCULO 181.- Gastos de salvamento

En el seguro de transporte se entenderán incluidos los gastos necesarios para el salvamento de los objetos asegurados.

ARTÍCULO 182.- Partes integrantes o accesorias

El seguro sobre medios de transporte, comprenderá, salvo estipulación contraria, sus partes integrantes y accesorios.

ARTÍCULO 183.- Póliza de declaraciones periódicas

La omisión de una declaración en una póliza de declaraciones periódicas, liberará al asegurador de la cobertura del riesgo sobre la partida omitida; no obstante las partes podrán convenir lo contrario.

ARTÍCULO 184.- Cambio de medio de transporte

El cambio de medio de transporte designado o el error en su designación, la alteración del itinerario o los plazos del viaje, no invalidarán el contrato de seguro; pero si agravaren el riesgo, el asegurador tendrá derecho a cobrar la diferencia de prima correspondiente o a rescindir el contrato si se dan las condiciones expresadas en el artículo 97.

ARTÍCULO 185.- Avería gruesa

Salvo pacto en contrario, el asegurador responderá por las sumas con las cuales el beneficiario debe contribuir a la avería gruesa.

ARTÍCULO 186.- Medio de transporte en viaje

Si el seguro vence durante el viaje, se prorrogará de pleno derecho hasta la hora veinticuatro del día en que el medio de transporte llegue a su destino final. El asegurado deberá pagar la prima adicional correspondiente.

ARTÍCULO 187.- Abandono

El beneficiario podrá abandonar a favor del asegurador las cosas aseguradas y exigir el monto total del seguro:

1.- Si se pierden totalmente o si el medio de transporte se presume perdido o queda imposibilitado para movilizarse. El medio de transporte se presumirá perdido si transcurren treinta días después del plazo normal para su arribo, sin que llegue a su destino o no se tengan noticias de él.

2.- Si tratándose de un medio de transporte, queda imposibilitado para movilizarse a consecuencia de una pérdida, siempre que el costo de su reparación alcance las tres cuartas partes de su valor real.

3.- Si los daños sufridos por la mercadería alcanzan las tres cuartas partes de su valor.

ARTÍCULO 188.- Declaración de abandono

La declaración de abandono debe comunicarse por escrito al asegurador, dentro de los dos meses siguientes a la fecha del siniestro.

ARTÍCULO 189.- Abandono total

El abandono debe ser total e incondicional.

ARTÍCULO 190.- Objeción del abandono

El asegurador perderá el derecho a objetar el abandono si no lo hace dentro de los quince días siguientes a aquel en que reciba la declaración.

ARTÍCULO 191.- Cosas abandonadas

Si el abandono queda firme, la propiedad de las cosas abandonadas se transferirá al asegurador desde el momento en que le fue comunicada la declaración.

ARTÍCULO 192.- Abandono de medios de transporte

El abandono del medio de transporte, en los términos de los artículos anteriores, dará derecho al cobro del seguro.

ARTÍCULO 193.- Transporte aéreo

En lo que fuere específico, el seguro de transporte aéreo se regirá por las reglas del transporte aeronáutico.

ARTÍCULO 194.- Cambios por incidencias propias del transporte

Salvo pacto en contrario, la cobertura del seguro de transporte comprenderá el depósito transitorio de los bienes asegurados y su inmovilización o cambio durante el viaje, cuando se deba a incidencias propias del transporte y no hayan sido causados por algún acontecimiento excluido del seguro.

 

 

Sección VIII

Seguro de Responsabilidad Civil

 

 

ARTÍCULO 195.- Obligación del asegurador

1.- El seguro de responsabilidad civil, impone al asegurador la obligación de indemnizar los daños o perjuicios que el asegurado deba pagar a un tercero como consecuencia del acaecimiento de un hecho generador de responsabilidad civil previsto en el contrato.

2.- Son asegurables la responsabilidad contractual y la extracontractual, inclusive la responsabilidad profesional o la del desempeño de cargos u oficios o de cualquier otra naturaleza civil, no así la responsabilidad derivada de hechos dolosos del tomador, asegurado o del beneficiario.

ARTÍCULO 196.- Gastos cubiertos

El asegurador no responderá por los gastos del proceso judicial que el tercero damnificado o sus causahabientes promuevan contra el asegurado con las salvedades siguientes:

1.- Si el asegurado no ha dado aviso escrito al asegurador dentro de los dos días siguientes a la notificación del proceso incoado en su contra.

2.- Si la responsabilidad proviene de acto intencional, o está expresamente excluida del contrato de seguro.

3.- Si el asegurado afronta el juicio contra orden expresa del asegurador y;

4.- Si la condena por los perjuicios ocasionados a la víctima excede la suma que delimita la responsabilidad del asegurador, éste solo responderá por los gastos del juicio en proporción a la cuota que le corresponda en la indemnización.

ARTÍCULO 197.- Reconocimiento de responsabilidad y transacción

1.- El asegurado no puede reconocer su responsabilidad ni celebrar transacción sin anuencia del asegurador.

2.- Cuando esos actos se celebren con intervención del asegurador, éste entregará las sumas que correspondan según el contrato, en término útil para el cumplimiento diligente de las obligaciones asumidas.

3.- El asegurador quedará liberado de su responsabilidad si demuestra la existencia de colusión en su contra por parte del asegurado y perjudicado.

ARTÍCULO 198.- Acaecimiento del siniestro

Se entenderá ocurrido el siniestro desde el momento en que se produzca el hecho externo imputable al asegurado. Pero la responsabilidad del asegurador, surgida del respectivo contrato de seguro, sólo podrá ser efectiva cuando el damnificado o sus causahabientes demanden extrajudicialmente la indemnización o cuando por las circunstancias del hecho generador del daño, el asegurador requiera sentencia judicial.

ARTÍCULO 199.- Privilegio del damnificado

El crédito del damnificado tiene privilegio sobre la suma asegurada, con preferencia sobre el asegurado y cualquier acreedor de éste, aun en caso de quiebra o de concurso civil.

ARTÍCULO 200.- Acción contra el asegurador

El seguro de responsabilidad civil no es un seguro a favor de terceros. El damnificado carece en tal virtud de acción directa contra el asegurador.

 

 

CAPITULO VI

SEGUROS DE PERSONAS

Sección I

Principios comunes

 

 

ARTÍCULO 201.- Objeto del seguro de personas

El contrato de seguro sobre las personas comprende todos los riesgos que puedan afectar la existencia, integridad corporal o salud del asegurado. Puede cubrir un interés económico de cualquier especie que surja como consecuencia de riesgos cubiertos en estos contratos.

ARTÍCULO 202.- Subrogación en el seguro de personas

En el seguro de personas, el asegurador no podrá subrogarse en los derechos del asegurado o del beneficiario contra terceros a causa de un siniestro, excepto en relación con los gastos por asistencia médica u hospitalaria que el siniestro hubiere ocasionado.

ARTÍCULO 203.- Seguros Colectivos

El contrato puede celebrarse para asegurar un grupo de personas. En este caso, el conjunto debe tener alguna característica común, diferente del propósito de asegurarse.

ARTÍCULO 204.- Contenido del contrato

Los contratos de seguros deberán contener, además de lo indicado en el artículo 106 de esta ley:

1.- Fecha de nacimiento de cada asegurado.

2.- En los seguros de vida, nombre completo del beneficiario, si está determinado y la forma de hacerlo en caso de ser indeterminado.

3.- La proporción en que se repartirá la prestación a los beneficiarios, cuando ello proceda.

4.- Los valores garantizados, si existen.

ARTÍCULO 205.- Gastos con carácter de daño patrimonial Los gastos que tengan carácter de daño patrimonial tales como gastos médicos, clínicos, quirúrgicos o farmacéuticos, se regularán en lo que resultare aplicable por las normas del Capítulo V, Seguros de Daños.

ARTÍCULO 206.- Límites del contrato

El valor del seguro tendrá como límite el que libremente convengan las partes, según las condiciones establecidas en el contrato.

ARTÍCULO 207.- Reticencia e inexactitud

1.- En caso de reticencia e inexactitud en las declaraciones del tomador del seguro o del asegurado, que influyan en la estimación del riesgo, se aplicarán las normas generales establecidas en esta ley.

2.- El asegurador no podrá disputar el contrato una vez transcurridos dos años a partir de su perfeccionamiento, salvo lo que se refiere a la declaración inexacta de la edad.

ARTÍCULO 208.- Declaración inexacta de la edad

1.- La declaración inexacta de la edad sólo autoriza la rescisión del contrato si la verdadera edad excede los límites establecidos en la práctica comercial del asegurador.

2.- Si la verdadera edad es mayor a la declarada, la suma asegurada se reducirá en la misma proporción a la diferencia en primas, a no ser que el asegurador acepte mantener la suma asegurada con el ajuste en primas futuras y con el pago del incremento en la reserva matemática correspondiente.

3.- Si la verdadera edad es menor a la declarada, el asegurador restituirá el exceso de reserva matemática constituida con el exceso de prima pagada y reajustará la prima correspondiente o si ambas partes convinieren, podrá aumentar la suma asegurada.

ARTÍCULO 209.- Liberación de responsabilidad

La obligación del asegurador sólo se libera si el riesgo tiene lugar por alguna de las circunstancias expresamente excluidas en la póliza.

ARTÍCULO 210.- Dolo o culpa grave del asegurado o beneficiario

Si el contratante, asegurado, o beneficiario provocan el accidente con dolo o culpa grave o si éste ocurre por la participación activa en un hecho criminal, el asegurador se libera de su responsabilidad.

 

 

Sección II

Seguros sobre la vida

 

 

ARTÍCULO 211.- Designación del beneficiario

1.- Solo el asegurado podrá nombrar o sustituir al beneficiario. La designación del beneficiario puede ser hecha en el contrato de seguro, o mediante sucesiva declaración escrita comunicada al asegurador, o por testamento. Equivale a designación la atribución de la suma asegurada hecha en el testamento en favor de una determinada persona.

2.- Cuando no se designe beneficiario, o la designación se haga ineficaz o quede sin beneficiario por cualquier causa, tendrán la calidad de tales los herederos legales del asegurado.

3.- La regla anterior será aplicable, en la parte correspondiente, en caso de que en una póliza con varios beneficiarios, quede sin efecto la designación de uno o varios de ellos.

ARTÍCULO 212.- Designación genérica de beneficiarios

1.- La designación es válida aún si ha sido hecha genéricamente, con tal de que la individualización pueda hacerse al momento del siniestro.

2.- En caso de designación genérica de los hijos de una persona como beneficiarios, se entenderán como tales los que de acuerdo con la legislación demuestren tal condición al momento del fallecimiento del asegurado.

3.- Si la designación se hace a favor del cónyuge o de los herederos, sin mayor especificación, se entenderán como tales los que tengan dicha condición a la muerte del asegurado.

ARTÍCULO 213.- Distribución del monto del seguro cuando no se indique

Cuando el contrato no indique la distribución del monto del seguro, se hará en partes iguales entre todos los beneficiarios.

ARTÍCULO 214.- Muerte del asegurado y del beneficiario

Cuando el asegurado y el beneficiario mueren simultáneamente o se ignora cuál de los dos ha muerto primero, tendrán derecho al seguro los herederos legales del asegurado.

ARTÍCULO 215.- Ausencia y desaparición del asegurado

La mera ausencia o desaparición de la persona cuya vida ha sido asegurada, no concede derecho a la prestación. Pero ésta podrá reclamarse si se produce la declaración de muerte presunta por ausencia, bajo caución de restituirla si el asegurado apareciere.

ARTÍCULO 216.- Derechos intransferibles

Serán derechos intransferibles e indelegables del asegurado los de hacer y revocar la designación de beneficiario. Pero el asegurado no podrá revocar la designación de beneficiario hecha a título oneroso, ni desmejorar su condición mientras subsista el interés que las legítima, a menos que dicho beneficiario consienta en la revocación o desmejora.

ARTÍCULO 217.- Designación de beneficiario en garantía de crédito

Si la designación de beneficiario a título oneroso se ha hecho en garantía de un crédito, al devenir este exigible, podrá el beneficiario acreedor reclamar directamente al asegurador el valor de rescate, si lo hubiere, hasta la concurrencia de su crédito.

Artículo 218.- Muerte del asegurado por el beneficiario

Si la muerte del asegurado es causada en forma dolosa por el beneficiario, éste no tendrá derecho a su prestación.

ARTÍCULO 219.- Suicidio

La muerte por suicidio del asegurado libera al asegurador de todo pago si ésta ocurre en el término de dos años a partir del perfeccionamiento del contrato. En este caso, el asegurador está obligado a la devolución de las primas menos los gastos ocasionados.

ARTÍCULO 220.- Derechos del asegurado

El contrato de seguros deberá regular lo atinente a los rescates, préstamos, y demás valores a que el asegurado tiene derecho. En caso de que estos valores varíen en el transcurso del plazo del seguro, el asegurador deberá notificar al asegurado por escrito, al menos una vez al año las modificaciones, de tal forma que en todo momento esté informado sobre los valores de la póliza.

ARTÍCULO 221.- Inembargabilidad

Las sumas que el asegurador deba entregar al beneficiario serán propiedad de éste, aún contra las reclamaciones de herederos y acreedores de cualquier clase del asegurado.

ARTÍCULO 222.- Concurso o quiebra del asegurado

1.- La quiebra del asegurado no anula ni rescinde el contrato, ni da derecho al concurso para pedir el valor en efectivo de la póliza ni su reducción, por ser este derecho estrictamente personal.

2.- El concurso o quiebra del asegurado fallecido solo puede reivindicar las primas del seguro en el caso de que éstas hayan sido pagadas con dolo o fraude en perjuicio de los acreedores.

ARTÍCULO 223.- Pago automático de primas

El asegurador podrá otorgar préstamos automáticos sobre valores que tengan las pólizas para el pago de primas o cargos pendientes siempre y cuando así se establezca en el contrato. En el caso de que existan fondos o dividendos, podrán retirarse automáticamente de éstos el porte correspondiente para el pago de primas o cargos si así estuviere estipulado.

ARTÍCULO 224.- Pago de sumas adeudadas

Si al ocurrir el fallecimiento del asegurado existen pendientes de pago préstamos sobre los valores de la póliza, el asegurador podrá deducir de la indemnización la deuda correspondiente.

ARTÍCULO 225.- Terminación del Contrato

1.- Salvo lo previsto en el párrafo siguiente, el no pago de las primas después de los treinta días siguientes a la fecha de cada vencimiento, producirá la terminación del contrato sin que el asegurador tenga derecho para exigir su pago.

2.- El seguro de vida se considera terminado cuando el valor de las primas o cargos atrasados y el de los préstamos efectuados, junto con sus intereses, excedan el valor de rescate o cesión.

ARTÍCULO 226.- Cancelación del Contrato

El asegurado podrá cancelar el contrato en cualquier momento. En tal caso, tendrá derecho a la devolución del saldo del valor de cesión o rescate si lo hubiere, una vez deducidas las sumas por él adeudadas.

 

 

Sección III

Seguro de Accidentes personales

 

 

ARTÍCULO 227.- Otros seguros

1.- El tomador debe comunicar, al momento de la solicitud del seguro, cualquier otro seguro de accidentes o de salud sobre un mismo asegurado.

2.- Serán de aplicación los principios establecidos en la Sección III, Pluralidad de Seguros, del Capítulo V de esta ley.

ARTÍCULO 228.- Indemnización por invalidez

En las pólizas con beneficios de invalidez, la determinación de esta se efectuará después de la presentación del dictamen médico correspondiente. Si las partes no se pusieren de acuerdo sobre el grado de invalidez fijado, podrán someter el diferendo al procedimiento de tasación establecido en esta ley.

 

 

Sección IV

Otros seguros personales

 

ARTÍCULO 229.- Seguro de saldos deudores. Derechos del acreedor

1.- En los seguros de saldos deudores, el acreedor tendrá derecho a indemnización hasta por el monto no pagado de la deuda. De existir excedente será entregado a los demás beneficiarios nombrados en el contrato.

2.- En estos seguros el acreedor se encuentra facultado para pagar la prima.

ARTÍCULO 230.- Pagos por gastos médicos

El asegurador podrá, dentro de los límites y especificaciones de las pólizas de accidentes personales y gastos médicos, reembolsar los gastos por enfermedad o incapacidad en que incurra un asegurado o asumir directamente el pago de la prestación de los servicios médicos, hospitalarios, farmacéuticos y análogos. La realización de tales servicios se efectuará dentro de los límites y condiciones que se establezcan en la póliza.

ARTÍCULO 231.- Seguro de sobrevivencia o pensión

En los seguros de sobrevivencia o de pensión, en caso de muerte anticipada del asegurado el contrato puede prever la devolución parcial o total de las primas más los intereses correspondientes.

ARTÍCULO 232.- Seguros mancomunados

Bajo un mismo contrato pueden existir seguros sobre la vida de dos o más personas siempre y cuando exista entre ellas alguna relación de consanguinidad, afinidad o de sociedad.

 

 

CAPITULO VII

PRESCRIPCIÓN

 

 

ARTÍCULO 233.- Plazo

Todas las acciones que se deriven de un contrato de seguro prescribirán en un año, contado a partir de la fecha del acontecimiento que le dio origen.

ARTÍCULO 234.- Suspensión

1.- El plazo de que trata el artículo anterior no correrá para el asegurador en caso de omisión, declaraciones falsas o inexactas sobre el riesgo ocurrido, sino desde el día en que el asegurador haya tenido conocimiento de ello. El plazo no correrá para el asegurado por atrasos y omisiones por parte del asegurador.

2.- Si se trata de la realización del siniestro, desde el día en que haya llegado a conocimiento de los interesados quienes deberán demostrar que hasta entonces lo ignoraban.

3.- Tratándose de terceros beneficiarios se necesitará además que éstos tengan conocimiento del derecho constituido a su favor.

ARTÍCULO 235.- Nulidad

Es nulo el acuerdo que reduzca el plazo de prescripción fijado en los artículos anteriores.

ARTÍCULO 236.- Interrupción

Además de las causas ordinarias de interrupción de la prescripción establecidas en la legislación civil y comercial, ésta se interrumpirá por el nombramiento de peritos con motivo del siniestro.

ARTÍCULO 237.- Seguros de responsabilidad civil

No obstante lo establecido en este capítulo, en los seguros de responsabilidad civil prescribirán los derechos de las partes contratantes en el momento en que también prescriban los derechos de los terceros frente al asegurado, siempre y cuando el aviso de siniestro haya sido puesto en conocimiento del asegurador dentro del plazo establecido.

 

 

CAPITULO VIII

COMERCIALIZACIÓN DE SEGUROS

Sección I

Disposiciones Generales

 

 

ARTÍCULO 238.- De la comercialización de seguros.
Estarán sujetos al presente capítulo aquellos actos de mediación entre los tomadores del seguro o asegurados, de una parte, y las entidades aseguradoras autorizadas para ejercer la actividad aseguradora, de otra. Así mismo, comprenderá aquellas actividades llevadas a cabo por quienes realicen la comercialización que consistan en la promoción y asesoramiento preparatorio de la formalización de contratos de seguro y la posterior asistencia al tomador del seguro, al asegurado o al beneficiario del seguro.

ARTÍCULO 239.- Comercializadores autorizados

1.- La comercialización de los seguros se realizará por medio de sociedades comercializadoras, Agentes o Corredores de Seguros, o directamente por las entidades aseguradoras.

2.- Serán absolutamente nulos los contratos, cuya realización se condicione por una de las partes a la contratación de un seguro con determinado intermediario de la comercialización regulada en la presente ley.

ARTÍCULO 240.- Confidencialidad de la información

La información recíproca que en virtud de su relación comercial generen la entidad aseguradora, la sociedad comercializadora y, los agentes, se considerara confidencial. La revelación injustificada o el mal uso de la información protegida acarreará responsabilidad civil y penal, en caso de causarse daño a las partes contratantes, a los clientes, o a la empresa aseguradora, sin perjuicio de las sanciones que se establezcan en esta ley.

 

 

Sección II

De los agentes o corredores de seguros

 

 

ARTÍCULO 241.- Del Agente y corredor de seguros

El agente o corredor es la persona física titular de una credencial que lo acredita como tal, otorgada por la Superintendencia de Seguros, y que realiza actividades de intermediación de seguros, en las siguientes formas:

1.- Como Agente en forma directa y dependiente, en calidad de trabajador de una compañía aseguradora.

2.- Como Corredor en forma independiente, en calidad de comisionista, comercializando seguros pertenecientes a una o varias compañías aseguradoras.

3.- En calidad de empleado de una compañía comercializadora de seguros, comercializando seguros de una o varias compañías aseguradoras.

En el caso de los agentes indicados en el inciso 1 no será necesario que cuenten con la autorización para ejercer por parte de la Superintendencia de Seguros, bastando para tal efecto el acto de nombramiento por parte de la entidad aseguradora.

ARTÍCULO 242.- Requisitos para ser Agente y Corredor

Para ser agente o corredor independiente es necesario reunir los siguientes requisitos:

1.- Tener plena capacidad de actuar.

2.- Ser mayor de edad.

3.- Ser de notoria buena conducta.

4.- Haber aprobado el cuarto ciclo de la Educación Diversificada.

5.- Haber satisfecho las pruebas de selección, y las de capacitación y adiestramiento exigidas y aprobadas por la Superintendencia de Seguros.

En el caso de los agentes indicados en el inciso 1 del artículo anterior no será necesario que cumplan con lo indicado en el inciso 5 de este artículo, ni lo indicado en el inciso 5 del artículo 243, siendo responsabilidad de la respectiva entidad aseguradora la formación de sus agentes.

ARTÍCULO 243.- Obligaciones de los agentes y corredores de seguros.

Son obligaciones de los agentes y corredores de seguros de seguros:

1.- Cumplir con lo dispuesto en la presente ley y su reglamento.

2.- Celebrar las negociaciones como intermediario en el mercado de seguros mediante los procedimientos establecidos por las entidades aseguradoras.

3.- Proponer los negocios con exactitud, claridad y precisión, absteniéndose de artificios que en cualquier forma puedan inducir a error al asegurado o al asegurador, y con plena certeza de la identidad del cliente y de su capacidad legal para celebrarlos.

4.- Conducir las negociaciones bajo las más estrictas normas de ética comercial y conforme al deber de fidelidad a la sociedad comercializadora, o en su caso a la entidad aseguradora.

5.- Aprobar los cursos de capacitación y actualización, de acuerdo con los programas aprobados por la Superintendencia de Seguros.

6.- Portar la respectiva credencial.

 

Sección III

De las Sociedades Comercializadoras de Seguros

 

 

ARTÍCULO 244.- De las sociedades comercializadoras

La comercialización de los seguros se podrá efectuar por sociedades comercializadoras autorizadas conforme a esta ley. Las sociedades comercializadoras deberán utilizar en su razón o denominación social la expresión "comercializadora de seguros".

ARTÍCULO 245.- Requisitos de las sociedades comercializadoras

1.- Deben organizarse como sociedades de capital.

2.- Su capital social no podrá ser inferior al mínimo estipulado por la Superintendencia de Seguros.

3.- Deberán tener como único objeto social la intermediación en el mercado de seguros. Las operaciones transitorias, accidentales o excepcionales que por su condición de intermediarias realicen las sociedades, según instrucciones de las entidades aseguradoras o de los asegurados, no alterarán los elementos esenciales de la comercialización.

4.- Aportar ante la Superintendencia de Seguros las garantías que ésta le solicite de conformidad con el inciso 5 del artículo 250.

5.- Presentar el nombramiento de su gerente y de los apoderados, quienes deben cumplir con lo estipulado en el artículo 247 de esta ley.

ARTÍCULO 246.- Alcances de la comercialización

Las sociedades comercializadoras podrán comercializar seguros pertenecientes a una o a varias compañías aseguradoras. Deberán además mantener un registro público con los nombres de sus empleados que la representan.

ARTÍCULO 247.- De los apoderados y gerentes

Los apoderados y gerentes de las sociedades comercializadoras deberán reunir los siguientes requisitos:

1.- Tener plena capacidad de actuar.

2.- Tener intachables antecedentes comerciales.

3.- Contar con Bachillerato universitario.

4.- En el caso de los gerentes, haber satisfecho las pruebas de selección establecidas para esos efectos por la Superintendencia de Seguros.

ARTÍCULO 248.- Licencia para Comercialización de Seguros

1.- Las sociedades comercializadoras de seguros son personas jurídicas beneficiarias de una autorización otorgada por la Superintendencia de Seguros para realizar las actividades de intermediación en el mercado de seguros conforme a la presente ley.

2.- La licencia de autorización otorgada tendrá un plazo de cinco años renovable, no será negociable, ni embargable, ni pignorable.

ARTÍCULO 249.- Suscripción de contratos

La sociedad comercializadora para poder operar en el mercado de seguros deberá suscribir los respectivos contratos mercantiles con las entidades aseguradoras.

ARTÍCULO 250.- Obligaciones de las sociedades comercializadoras

La sociedad comercializadora tendrá las siguientes obligaciones:

1.- Mantener abierto un local comercial de atención al público, por lo menos, e informar a la Superintendencia de Seguros y a las entidades aseguradoras de todo cambio de su domicilio social o de dirección de sus oficinas.

2.- Brindar información veraz, asistencia y asesoría al asegurado sobre las pólizas objeto de comercialización, las condiciones de cada riesgo, el monto asegurado y lo que corresponda en caso de siniestro, así como mantener a disposición del público muestras de las pólizas que ofrezca con adiciones y anexos.

3.- Realizar su actividad de intermediación de seguros exclusivamente a través de agentes de seguros, que la representarán y comprometerán por el solo hecho de su designación ante las entidades aseguradoras.

4.- Asesorar a quien trate de concertar el seguro sobre las condiciones del contrato que de conformidad con el riesgo que se pretenda asegurar le conviene suscribir.

5.- Otorgar las garantías de cumplimiento que se establezcan conforme a las disposiciones de la Superintendencia de Seguros.

6.- Depositar los dineros y valores recibidos por concepto de primas de seguros, en los lugares y dentro de los plazos y condiciones fijados por las entidades aseguradoras.

7.- Acatar las normas y directrices de los aseguradores para el uso debido de formularios y demás documentos que se les proporcione.

8.- Ajustarse estrictamente a las tarifas del asegurador.

9.- Recibir solicitudes de indemnización de los asegurados en caso de siniestro.

10.- Adoptar las medidas necesarias para la formación de sus agentes.

11.- Cobrar al asegurado la prima inicial y entregar la póliza respectiva.

12.- Las demás que se establezcan en esta ley, su reglamento y las disposiciones de la Superintendencia de Seguros.

 

Sección IV

Corredores de Seguros Independientes

 

 

ARTÍCULO 251.- Requisitos

Cuando el Corredor de Seguros solicite permiso para operar de conformidad con lo estipulado en los incisos 2 y 3 del artículo 241, o sea como Corredor de Seguros Independiente, la Superintendencia de Seguros le exigirá cumplir con lo estipulado en el artículo 245, inciso 4, así como lo dispuesto en el artículo 249 y el 250 incisos 2, 4, 5, 6, 7, 8, 11 y 12 de la presente ley.

 

 

Sección V

Régimen de responsabilidad

 

 

Artículo 252.- Responsabilidad de las sociedades comercializadoras y sus Agentes

1.- Las sociedades comercializadoras y sus agentes de seguros serán responsables solidariamente, ante el asegurador, ante el asegurado y ante terceros por las deficiencias o imperfecciones que les sean imputables, que disminuyan o anulen parcial o totalmente los efectos de la póliza concertada con su intervención y, en general, por todo acto imputable a ellos que ocasione daños o perjuicios, o ambos, al asegurador o a terceros.

2.- Para garantizar el pago de eventuales indemnizaciones, de conformidad con los términos del párrafo anterior, las sociedades comercializadoras y sus agentes deberán aportar las garantías que la Superintendencia de Seguros les indique, sin perjuicio de las demás responsabilidades administrativas, civiles y penales que les pudieran corresponder.

3.- Lo estipulado en los dos párrafos anteriores será de aplicación para aquellos agentes que se encuentren en los supuestos estipulados en los incisos 2 y 3 del artículo 241.

ARTÍCULO 253.- Responsabilidad de la entidad aseguradora

La entidad Aseguradora será responsable ante el asegurado y ante terceros por las deficiencias o imperfecciones que le sean imputables por las actuaciones u omisiones de los agentes que laboren en forma directa y dependiente con ella y que disminuyan o anulen parcial o totalmente los efectos de la póliza concertada con su intervención y, en general, por todo acto imputable a ellos que ocasione daños o perjuicios, o ambos, al asegurado o a terceros.

 

 

Sección VI

De las prohibiciones y sanciones

 

 

ARTÍCULO 254.- Prohibiciones

Está prohibido a las sociedades comercializadoras y a los agentes de seguros:

1.- Retener los dineros y valores recaudados a nombre del asegurador fuera de los lugares, plazos y condiciones fijados por éste, así como retener las indemnizaciones que la entidad aseguradora le cancele al asegurado por su medio.

2.- Alterar cualquier fórmula, documento o dato que afecte o pueda afectar las operaciones del asegurador, y los intereses de los asegurados.

3.- Dar gratificaciones o cualquier tipo de retribución a funcionarios y empleados del asegurador o sus clientes con ocasión de los servicios que prestan, o contratar sus servicios en forma directa o indirecta.

4.- Ofrecer condiciones que no se encuentren expresamente consignadas en las pólizas y planes de seguros.

5.- Establecer recargos, descuentos o bonificaciones sobre las primas, que no estén autorizadas por el asegurador.

6.- Cobrar a los asegurados cualquier tipo de remuneración no autorizada por sus servicios de intermediación.

7.- Vender seguros para los cuales no estén legalmente autorizados.

8.- Vender seguros de empresas con las cuales no ha suscrito un contrato de comercialización, de conformidad con el artículo 249.

9.- Vender seguros de entidades aseguradoras que no estén legalmente autorizadas a operar en Costa Rica.

10.- Asumir directa o indirectamente la cobertura de alguna clase de riesgos, o tomar en todo o en parte, la siniestralidad objeto del seguro.

ARTÍCULO 255.- Suspensión o cancelación de la autorización

La Superintendencia de Seguros podrá suspender o cancelar la autorización otorgada a las sociedades comercializadoras, así como la autorización otorgada a los agentes de seguros, sin indemnización alguna de su parte, cuando incurran en las siguientes faltas:

1.- La suspensión procederá en los siguientes casos:

a) Cualquiera de sus apoderados o agentes registre o cohoneste el registro de datos falsos relativos a las operaciones de seguros.

b) Deje de cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 245.

c) Incumpla las obligaciones estipuladas en el artículo 250.

d) Intervenga en operaciones y negociaciones no autorizadas en las leyes y reglamentos de seguros o en su objeto social.

e) Incurra en alguna de las prohibiciones contempladas en los incisos 1, 3, 5, 6 u 8 del artículo 254 de esta ley.

f) La suspensión será por un plazo mínimo de un mes y máximo de un año y en todos los casos se impondrá junto con una multa, la cual comprenderá un importe de hasta veinte salarios base.

2.- Procederá cancelación cuando:

a) Sea declarado en quiebra o insolvencia.

b) Proporcione declaraciones falsas o dolosas a la Superintendencia de Seguros, al asegurador o a sus clientes.

c) Incurra en las prohibiciones contempladas en los incisos 2, 4, 7, 9 o 10 del artículo 254 de esta ley.

d) Incurra en revelación injustificada o mal uso de la información sobre las operaciones de seguro que realice o en las que intervenga de cualquier modo.

e) Cuando el incumplimiento que motiva la suspensión se prolongue por más de tres meses.

    1. Incurra en reincidencia de una causal de suspensión.

 

3.- Las sanciones estipuladas en este artículo serán aplicables a los agentes de seguro ya sea que laboren bajo cualquier vínculo laboral o en forma independiente.

ARTÍCULO 256.- Criterios para aplicación de sanciones Las sanciones a que se refiere el artículo anterior, serán aplicadas por la Superintendencia de Seguros según la gravedad de la falta y de su reiteración, con intervención y audiencia de la sociedad comercializadora y del agente de seguros, en su caso, mediante el procedimiento definido en esta Ley y serán impuestas sin perjuicio de lo que se disponga en materia civil y penal, cuando fuere procedente.

 

 

Sección VII

Disposiciones Finales

 

 

ARTÍCULO 257.- Autorización a otra entidades comercializadoras

1.- Para la comercialización de los seguros la Superintendencia de Seguros podrá autorizar los contratos de comercialización entre las entidades aseguradoras y otras entidades, con exención de los requisitos contemplados en los incisos 3, 4 y 5 del artículo 245, de la presente ley, siempre y cuando se trate de líneas o productos cuya complejidad técnica no requiera de la intervención de un Agente de Seguros, según el criterio de la Superintendencia de Seguros.

2.- Los intermediarios autorizados de acuerdo con este artículo, estarán sujetos a las regulaciones de la presente ley, en lo que resulte aplicable y a las disposiciones que al efecto se dicten.

 

CAPITULO IX

DE LOS AJUSTADORES DE PERDIDAS

Sección I

De los Ajustadores de Pérdidas

 

 

ARTÍCULO 258.- De la liquidación de reclamos

Denunciado un siniestro, conforme a lo establecido en el artículo 118, la compañía aseguradora dispondrá el pago de la indemnización en los términos convenidos en la póliza y en el plazo establecido en el artículo 122, pero en caso de requerirse mayores antecedentes sobre su procedencia y monto, dispondrá su ajuste y liquidación.

ARTÍCULO 259.- Ajustes de pérdidas

El ajuste y la liquidación de los siniestros amparados por un seguro podrán practicarla las compañías de seguros directamente o encomendarla a un ajustador de pérdidas, que podrá ser persona física o jurídica, registrado previamente en la Superintendencia de Seguros, debiendo comunicar tal decisión al asegurado en un plazo máximo de tres días hábiles siguientes a la presentación del aviso del siniestro.

ARTÍCULO 260.- Posibilidad del asegurado de rechazar al ajustador

En caso de que el asegurado no esté de acuerdo en que la compañía practique directamente el ajuste o con el ajustador designado, podrá rechazar la decisión en el término de cinco días a partir del recibo de la comunicación, y solicitar que lo realice otro ajustador registrado en la Superintendencia de Seguros, debiendo correr por su cuenta el pago de los honorarios del ajustador seleccionado.

ARTÍCULO 261.- Del informe de liquidación

El ajustador deberá emitir el informe de liquidación en un plazo no mayor de quince días hábiles, contados desde la fecha del aviso de siniestro, con excepción de los siniestros de marítimo y aéreo, en los que el término se extenderá a noventa días. A solicitud del propio ajustador, la Superintendencia de Seguros autorizará por única vez una extensión igual del plazo para la presentación del informe correspondiente.

ARTÍCULO 262.- Impugnación del informe

1.- El informe de liquidación deberá rendirse simultáneamente al asegurado y a la entidad aseguradora, quienes tendrán un plazo máximo de diez días naturales para impugnarlo. Impugnado el informe, el ajustador dispondrá de un plazo máximo de cinco días hábiles para resolver.

2.- En caso de que la liquidación sea practicada directamente por el asegurador, a la impugnación del asegurado y resolución del asegurador se aplicarán los mismos plazos anteriores.

ARTÍCULO 263.- Pago de la indemnización

1.- Resueltas las impugnaciones, el asegurado y la compañía tendrán un plazo de cinco días naturales para manifestar su conformidad; si hubiere acuerdo, la entidad aseguradora procederá al pago de la indemnización en un plazo no mayor de cinco días hábiles.

2.- Si no existe acuerdo respecto al monto de la indemnización o sobre su procedencia, la entidad aseguradora deberá notificar al asegurado su resolución, con indicación del procedimiento establecido en la ley para reclamar el pago de la indemnización o resolver el diferendo.

3.- La entidad aseguradora deberá poner a disposición del asegurado, que así lo requiera, la cantidad no disputada, si la hubiere. El retiro de esta suma por parte del asegurado no perjudicará su derecho a reclamar la diferencia discutida.

 

ARTÍCULO 264.- Ajustes por otros

La entidad aseguradora no podrá encomendar ninguna liquidación de siniestros a personas que no se encuentren registradas como tales ante la Superintendencia de Seguros. La misma regla se aplica a los asegurados.

ARTÍCULO 265.- Solicitud de información a autoridades

Los ajustadores encargados de liquidar un siniestro podrán solicitar de las autoridades administrativas o judiciales información relacionada con éste; y se encuentran facultados para requerir certificación sobre los aspectos que interesen a la liquidación, debiendo acreditar su designación como ajustador.

ARTÍCULO 266.- Requisitos para ser ajustador

Serán requisitos para registrarse ante la Superintendencia de Seguros como ajustador de pérdida los siguientes:

1.- Tener plena capacidad de actuar.

2.- Ser mayor de edad.

3.- Ser de buena conducta.

4.- Tener el domicilio en el territorio nacional.

5.- Haber aprobado el cuarto ciclo de Educación Diversificada.

6.- Haber satisfecho las pruebas de selección, y haber cursado y aprobado la capacitación y adiestramiento exigidas por la Superintendencia de Seguros.

7.- En el caso de personas jurídicas, haberse constituido legalmente con ese objeto único y exclusivo, debiendo reunir sus administradores y representantes legales los requisitos exigidos para los ajustadores.

8.- Cumplir con los requisitos exigidos por la Superintendencia de Seguros para ser registrado como ajustador de un ramo de seguros específico.

ARTÍCULO 267.- Registro de Ajustadores.

La Superintendencia de Seguros llevará un registro de ajustadores por ramos, según el tipo de seguros de que se trate. La autorización para operar como ajustador es intransferible.

ARTÍCULO 268.- Obligaciones del Ajustador

Los ajustadores deberán:

1.- Otorgar garantía de cumplimiento por el monto que determine la Superintendencia de Seguros, y suscribir un seguro de responsabilidad civil por el monto y condiciones que establezca dicho ente regulador. Ambos deberán mantenerse vigentes hasta un año después de que el ajustador cese en sus funciones, o en el caso de juicio pendiente hasta que se dicte sentencia firme.

2.- Investigar las circunstancias del siniestro, sus causas y origen, para determinar si corresponden con la cobertura contratada en la póliza.

3.- Determinar el valor del objeto asegurado al momento del siniestro, el monto de los perjuicios y recomendar las sumas que se deberán indemnizar.

4.- Proponer a las partes las medidas urgentes que se deben adoptar para evitar que se aumenten los daños y proteger el salvamento, sin perjuicio de la obligaciones contractuales del asegurado.

5.- Tener oficina abierta para atender a los interesados en los días y horarios normales de trabajo.

6.- Asesorar e informar por escrito en forma eficiente y oportuna a los interesados de aquellas gestiones que les corresponda realizar, requiriendo de ser posible de una sola vez todos los antecedentes necesarios considerando el tipo de siniestro para efectos de la investigación.

7.- Informar debidamente a las partes sobre las dificultades habidas para el fiel cumplimiento de sus funciones.

8.- Informar de inmediato a la Superintendencia de Seguros sobre irregularidades que detecte, que pudieren afectar la responsabilidad de las entidades supervisadas.

9.- Mantener un registro actualizado de siniestros según determine la Superintendencia de Seguros.

10.- Conducir las investigaciones bajo las más estrictas normas de la ética comercial y profesional, absteniéndose de artificios que en cualquier forma puedan inducir a error al asegurador, a los asegurados o interesados.

11.- Las demás que estipule la ley y su reglamento.

 

Sección II

De las prohibiciones y sanciones

 

 

ARTÍCULO 269.- Prohibiciones

Queda prohibido a los ajustadores de pérdidas:

1.- Practicar liquidaciones en las cuales exista relación de parentesco hasta tercer grado de afinidad o consanguinidad, cuando exista cualquier tipo de relación con las personas interesadas, o cualquier interés en la propiedad de los bienes siniestrados, de conformidad con las disposiciones que emita la Superintendencia de Seguros.

En el caso de personas jurídicas la prohibición anterior se aplica tanto a los ajustadores acreditados por dicha sociedad ante la Superintendencia de Seguros, como a sus apoderados, socios, gerentes y auditores.

2.- Percibir, directa o indirectamente, beneficios económicos del asegurador, del asegurado o terceros, distintos de sus honorarios profesionales y retener para si o adjudicar a las personas a que se refiere el inciso anterior, los bienes o productos de ajustes que hubiere practicado.

3.- Dar gratificaciones o cualquier tipo de retribución a funcionarios y empleados del asegurador con ocasión de los servicios que prestan, o contratar sus servicios en forma directa o indirecta.

4.- Incurrir en revelación injustificada o mal uso de la información sobre las liquidaciones que realice o en las que intervenga de cualquier modo.

5.- Alterar cualquier fórmula, documento o dato que afecte o pueda afectar a el asegurador, los asegurados o interesados.

6.- Proporcionar datos falsos, engañosos o que induzcan a error a la Superintendencia de Seguros.

ARTÍCULO 270.- Suspensión o cancelación de la autorización para operar

1.- Procederá suspensión cuando:

Incumpla con los requisitos establecidos en el artículo 266 Requisitos del Ajustador, incisos 1, 2, 3, 4, 6 y 8, y las obligaciones establecidas en el artículo 268 Obligaciones del Ajustador, incisos 1, 3, 4, 5, 6, 7 y 9.

En el caso de sociedades ajustadoras, cuando incumplan además los requisitos establecidos en los incisos 7 y 8 del artículo 266 Requisitos del ajustador.

Intervenga en operaciones y negociaciones no autorizadas en las leyes y reglamentos de seguros.

Incurra en las prohibiciones contempladas en los incisos 1, 2 y 3 del artículo 269, Prohibiciones del ajustador de esta ley.

2.- Procederá la cancelación cuando:

La sociedad sea declarada en quiebra o el ajustador, persona física, en estado de insolvencia.

En caso de sociedad ajustadora cuando cualquiera de sus apoderados o ajustadores registre o cohoneste el registro de datos falsos relativos a las operaciones de liquidación.

Proporcione declaraciones falsas o dolosas a la Superintendencia de Seguros, al asegurador o a sus clientes.

Incurra en revelación injustificada o mal uso de la información sobre las operaciones de liquidación que realice o en las que intervenga de cualquier modo.

Incurra en incumplimiento de las obligaciones contempladas en los incisos 2, 8 y 10 del artículo 268, Obligaciones del ajustador, o en las prohibiciones establecidas en los incisos 4, 5 y 6 del artículo 269, Prohibiciones, de esta ley.

Cuando el incumplimiento que motiva la suspensión se prologue por más de tres meses.

 

ARTÍCULO 271.- Aplicación de Sanciones

Las sanciones a que se refiere el artículo 270 serán aplicadas por la Superintendencia de Seguros según la gravedad de la falta y de su reiteración, con intervención y audiencia de la sociedad ajustadora y del ajustador, persona física, en su caso. En los casos de reincidencia procederá la cancelación y solo se tomarán en cuenta las sanciones impuestas en los últimos cinco años.

 

 

CAPITULO X

TRANSFORMACIÓN DEL INSTITUTO NACIONAL DE SEGUROS.

CREACIÓN Y PROCEDIMIENTO DE VENTA DE

SEGUROS DE COSTA RICA S.A.

 

Sección I

Disposiciones Generales

 

 

ARTÍCULO 272. Transformación del Instituto Nacional de Seguros y creación de Seguros de Costa Rica Sociedad Anónima

1.- Corresponderá al Instituto Nacional de Seguros el monopolio en la administración del seguro de Riesgos del Trabajo y el Cuerpo de Bomberos.

2.- Se autoriza la constitución de una sociedad anónima que se denominará Seguros de Costa Rica Sociedad Anónima. Esta sociedad se regirá por el derecho privado conforme las disposiciones establecidas en esta ley y sus reglamentos.

3.- Se decreta el traslado de la cartera –activos y pasivos- de seguros y reaseguros comerciales, tanto de daños como de personas, así como del seguro de cosechas, el seguro de ganado y el seguro obligatorio de vehículos del Instituto Nacional de Seguros a Seguros de Costa Rica S.A.

ARTÍCULO 273.- Deber de colaboración

El Instituto Nacional de Seguros, su Junta Directiva y todo el personal deberán brindar toda la colaboración necesaria para realizar la separación estipulada en el artículo anterior.

ARTÍCULO 274.- Capital social de la sociedad anónima.

El capital social de Seguros de Costa Rica S.A. estará conformado en un sesenta por ciento de acciones comunes, con derecho a voto y dividendos, y un cuarenta por ciento de acciones preferentes, con derecho a dividendos pero sin derecho a voto. Dichas acciones serán debidamente inscritas ante la Superintendencia General de Valores y ante las bolsas de valores autorizadas para operar en el territorio nacional.

ARTÍCULO 275.- Ventas

Del sesenta por ciento de las acciones comunes de Seguros de Costa Rica S.A., se decreta la venta de dos terceras partes.a un socio estratégico, lo que equivale a vender el cuarenta por ciento del capital social de dicha entidad. Asimismo se decreta la venta del ciento por ciento de las acciones de la operadora de pensiones y del puesto de bolsa del Instituto Nacional de Seguros, conforme a las normas que se indican más adelante en este Capítulo.

ARTÍCULO 276.- Jerarquía de fuentes

Dichas ventas se regirán por la normativa especial dictada en esta ley y sus reglamentos, por las directrices que emita el Comité Directivo creado para tal efecto y por los usos y costumbres internacionales en esta materia.

 

 

Sección II

Comité Directivo

 

 

ARTÍCULO 277.- Creación

Créase un Comité Directivo para la ejecución de la venta de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A., cuya función será la de dirigir el proceso de venta, para lo cual emitirá las directrices y tomará todos los acuerdos y resoluciones necesarios para la venta y fiscalizará la labor de la Unidad de Implementación que se crea en esta ley.

ARTÍCULO 278.- Integración

El Comité Directivo estará integrado por cinco personas de amplia honorabilidad y experiencia en materia económica y financiera en el país, designados por el Poder Ejecutivo. El Poder Ejecutivo designará a quien actuará como Presidente del Comité Directivo.

El Presidente del Banco Central de Costa Rica y el Director de la Unidad de Implementación participarán en las sesiones del Comité con voz pero sin voto.

ARTÍCULO 279.- Funcionamiento

Las sesiones del Comité se realizarán en la fecha y lugar que designe el Comité y en su defecto, el presidente.

Las sesiones serán presididas por el presidente y en su ausencia, por otro de sus miembros designado ad hoc por el Comité.

El quórum mínimo para sesionar lo constituirán tres de sus miembros.

Las decisiones se tomarán por mayoría de votos de los miembros presentes. En caso de empate, el Presidente tendrá doble voto.

El Comité llevará actas de todas sus sesiones.

Por reglamento se regulará la publicidad que deba darse a las directrices, acuerdos y resoluciones del Comité.

ARTÍCULO 280.- Causales de impedimento y recusación

Los miembros del Comité y cualquier persona presente en una sesión de éste están obligados a revelar cualquier interés personal o profesional, ya sea directo o indirecto, que tuvieren en los asuntos sometidos a la consideración del Comité. En tal caso estarán impedidos de participar en las decisiones del asunto específico de que se trate y de votar en tales asuntos.

 

 

Sección III

Unidad de Implementación

 

 

ARTÍCULO 281.- Creación

Créase la Unidad de Implementación, como un ente descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propios, cuya función será la de ejecutar la venta de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A. con la mayor eficiencia, transparencia e imparcialidad y en estricto apego a esta ley, sus reglamentos y las directrices, acuerdos y resoluciones del Comité Directivo.

ARTÍCULO 282.- Atribuciones

Con el propósito de ejecutar la venta de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A., la Unidad podrá:

Celebrar todos los actos y negocios jurídicos necesarios para facilitar, gestionar, consumar y finiquitar la venta.

Celebrar acuerdos con órganos públicos e instituciones públicas nacionales e internacionales para el intercambio de personal, el suministro de servicios de asesoramiento o la participación en programas de capacitación.

Recibir transferencias del Banco Central de Costa Rica o del Gobierno Central.

Recibir donaciones y ayudas de agencias u organismos internacionales que deseen coadyuvar en la venta, así como de otros entes privados.

Abrir y mantener cuentas corrientes, de ahorro o de depósito en cualquier banco del Sistema Bancario Nacional.

Establecer los procedimientos para su funcionamiento interno.

Definir el régimen laboral de su personal.

ARTÍCULO 283.- Órgano jerárquico máximo. La Unidad estará a cargo del Comité Directivo.

Serán atribuciones del Comité Directivo:

Formular el plan para la venta de las acciones del INS S.A .

Establecer el régimen laboral de los servidores del ente.

Aprobar el presupuesto del ente.

ARTÍCULO 284.- Atribuciones del Presidente

Serán atribuciones del Presidente del Comité Directivo:

Ejercer la representación judicial y extrajudicial de la Unidad.

Atender las relaciones de la Unidad con otros órganos y entes que intervengan en el proceso de venta.

Someter a la aprobación de la Contraloría General de la República, en la forma y plazos establecidos en la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República, el presupuesto que apruebe la junta directiva y sus modificaciones.

Contratar, con los requisitos y funciones que se determinen por reglamento, al personal indispensable para desempeñar las funciones de la Unidad; así como a los asesores que resulten necesarios.

Ejercer las funciones disciplinarias sobre el personal de la Unidad.

Coordinar y controlar el trabajo de los asesores financieros.

Informar regularmente y al menos una vez al mes, al Comité Directivo y a la Comisión Fiscalizadora sobre las actividades de la Unidad y el progreso en la ejecución de la venta.

Recomendar al Comité Directivo la celebración de sesiones extraordinarias, cuando ello fuere necesario.

ARTÍCULO 285.- Causales de impedimento

Cualquier empleado o consultor de la Unidad estará obligado a revelar cualquier interés personal o profesional, directo o indirecto, que tuviera en cualquier asunto relacionado con la venta. Corresponderá a la Junta Directiva de la Unidad resolver sobre la inhibición de tal empleado o consultor para conocer de tales asuntos.

ARTÍCULO 286.- Registros

La Unidad deberá llevar registros adecuados e idóneos, incluyendo los contables, de todas sus actividades.

ARTÍCULO 287.- Auditoría Externa

Las cuentas de la Unidad serán verificadas periódicamente y al menos una vez al año por auditores externos nombrados por el Comité Directivo.

ARTÍCULO 288.- Garantía de libre acceso a documentos públicos

La Unidad deberá garantizar el libre acceso a la información de carácter público que conste en su poder.

Queda a salvo el acceso a la información privada así como a la información financiera de carácter estratégico declarada confidencial por el Comité Directivo. Cometerá el delito de divulgación de secretos tipificado y sancionado en el artículo 203 del Código Penal quien revele tal información.

El Presidente de la Junta Directiva de la Unidad será responsable del establecimiento de los procedimientos administrativos que garanticen la confidencialidad de la información privada y de la información financiera de carácter estratégico a que se refiere el párrafo anterior.

Finalizado el proceso de venta, deberá garantizarse el acceso a la información financiera de carácter estratégico que hubiere sido declarada confidencial por el Comité Directivo.

ARTÍCULO 289.- Extinción

La Unidad de Implementación cesará en sus funciones y se extinguirá de pleno derecho cuatro meses después de la publicación del aviso a que se refiere el artículo 314 de esta ley. Todos los activos de los cuales fuere titular la Unidad a ese momento pasarán en virtud de esta ley al patrimonio del Ministerio de Hacienda.

 

 

Sección IV

Comisión Fiscalizadora

 

 

ARTÍCULO 290.- Creación

Créase una Comisión Fiscalizadora del proceso de venta de las acciones del INS S.A, cuya función será la de garantizar su transparencia e imparcialidad.

ARTÍCULO 291.- Integración

La Comisión será un órgano colegiado, con amplia representación política, integrado por cuatro personas de reconocida honorabilidad y amplia trayectoria en la vida pública nacional. El nombramiento de sus integrantes corresponderá al Poder Ejecutivo y el ejercicio del cargo será ad honórem.

ARTÍCULO 292.- Informe sobre irregularidades

La Comisión informará de cualquier irregularidad en el proceso de venta al Comité Directivo, para que éste tome las medidas adecuadas para su corrección.

En todo caso la Comisión hará las denuncias que correspondan de acuerdo con la naturaleza de la infracción, ante los órganos e instancias competentes.

 

 

Sección V

Actos previos a la venta

 

 

ARTÍCULO 293.- Auditoría del Instituto Nacional de Seguros

El Comité Directivo deberá contratar una auditoría externa del Instituto Nacional de Seguros, con una empresa especializada en el auditoraje de compañías aseguradoras.

ARTÍCULO 294.- Separación contable y administrativa

Con base en la auditoría a que se refiere el artículo anterior, el Instituto Nacional de Seguros ejecutará la separación contable y administrativa de los seguros y reaseguros comerciales, para el traslado de esas actividades a Seguros de Costa Rica S.A.

ARTÍCULO 295.- Normas sobre la constitución de Seguros de Costa Rica S.A.

Una vez que el Comité Directivo haya realizado la separación contable y financiera necesaria para el traslado de los seguros y reaseguros comerciales del Instituto Nacional de Seguros a Seguros de Costa Rica S.A., el Ministro de Hacienda procederá a otorgar la escritura de constitución de Seguros de Costa Rica S.A., en cuya constitución deberán respetarse las cláusulas constitutivas abreviadas que se establecen en este artículo.

El objeto de la sociedad será el ejercicio del negocio de los seguros en los ramos de vida y no vida, así como el negocio de los reaseguros, de conformidad con la normativa aplicable en la materia y el Código de Comercio. Podrá realizar cualesquiera actos y contratos lícitos.

La administración estará a cargo de una Junta Directiva de cinco miembros, que serán nombrados por el Comité Directivo.

El Comité Directivo determinará el monto correspondiente al capital social, así como el número de acciones, comunes, nominativas y de igual valor, que lo compondrán, las cuales pertenecerán al Estado costarricense.

Pertenecerán a esta sociedad anónima todos los activos y pasivos del área comercial del Instituto Nacional de Seguros, de conformidad con la separación contable y financiera aprobada.

La Notaría del Estado otorgará la escritura correspondiente y no devengará honorarios. Corresponderá a ella emitir las acciones de la sociedad y mantenerlas en depósito hasta su endoso.

La Sección Mercantil del Registro Público inscribirá la escritura de la sociedad sin costo alguno y le asignará cédula de persona jurídica. Esta inscripción podrá ser modificada por los trámites establecidos en el Código de Comercio a partir de la publicación a que se refiere esta Ley.

ARTÍCULO 296.- Valoración de Seguros de Costa Rica S.A.

El Comité Directivo deberá contratar, mediante concurso público, la valoración de Seguros de Costa Rica S.A. con una empresa reconocida internacionalmente en la actividad de valoración y de banca de inversión. Se contratará preferentemente aquellas empresas que hayan asesorado a otros gobiernos en tareas similares.

 

 

Sección VI

Principios y prohibiciones para la contratación

 

 

ARTÍCULO 297.- Principios que deben regir las contrataciones

Las contrataciones que se realicen al amparo de este capítulo deberán regirse por los principios de publicidad, libre concurrencia, transparencia, imparcialidad y eficiencia.

ARTÍCULO 298.- Prohibiciones

Estarán inhibidas de participar, directa o indirectamente, como oferentes para la compra-venta de la cartera de seguros a que se refiere esta ley, las siguientes personas:

El Presidente de la República, los Vicepresidentes, los Ministros y Viceministros, los diputados a la Asamblea Legislativa, el Contralor y Subcontralor de la República, el Procurador y el Procurador Adjunto, el Defensor de los Habitantes y el Defensor Adjunto, los Presidentes Ejecutivos, gerentes y subgerentes de las instituciones descentralizadas.

Las personas jurídicas en cuyo capital social participe cualquiera de los funcionarios mencionados en el inciso anterior.

Los funcionarios y personal del Comité Directivo y de la Unidad de Implementación, así como los consultores y asesores contratados.

Los funcionarios públicos con influencia o participación directa o indirecta en cualquier etapa del procedimiento de venta.

Los parientes por consanguinidad o afinidad hasta el tercer grado inclusive de los funcionarios cubiertos por la prohibición.

Las personas jurídicas en las que los parientes indicados en el inciso anterior sean titulares de más de un veinticinco por ciento del capital social o que ejerzan algún puesto de dirección o de representación.

 

Sección VII

Contratación del asesor financiero

 

 

ARTÍCULO 299.- Funciones del asesor financiero

El Comité Directivo contratará uno o varios asesores financieros; los cuales colaborarán con el Comité Directivo y la Unidad de Implementación en todas las actividades relacionadas con la venta. Para tal efecto y como parte de sus funciones, prepararán criterios detallados para la calificación de los interesados en la venta; serán responsables de realizar las investigaciones pertinentes para certificar la honorabilidad e integridad de los interesados en la venta y emitirán recomendaciones por escrito, no vinculantes, en relación con las manifestaciones de interés y las ofertas técnicas que se presenten.

ARTÍCULO 300.- Compensación económica

La compensación económica del asesor financiero será determinada por el Comité Directivo e incluirá un honorario fijo y otro de incentivo, que se fijará como un porcentaje del precio de venta.

ARTÍCULO 301.- Procedimiento de contratación

La contratación del asesor financiero se realizará de conformidad con las siguientes reglas de concurso internacional y supletoriamente por la normativa reglamentaria que se dicte:

Publicación de un aviso, al menos en un diario o semanario internacional especializado, por medio del cual se invite a presentar atestados. El aviso describirá el objeto de la contratación, los criterios que se usarán para la precalificación de los interesados y el plazo y lugar para la presentación de los atestados.

Precalificación de candidatos elegibles por parte del Comité Directivo.

Remisión de las bases para la presentación de ofertas a los candidatos precalificados, con indicación de los criterios que se usarán para su selección y del plazo y lugar para su presentación.

Presentación de las ofertas, con las garantías que el Comité Directivo determine. La presentación de la oferta técnica deberá hacerse separada de la oferta económica y ambas presentadas en sobres cerrados e independientes.

Selección de las ofertas técnicas elegibles por parte del Comité Directivo.

Adjudicación de la contratación a la oferta económica más baja entre las ofertas técnicas elegibles. Las ofertas económicas serán abiertas en acto formal previamente notificado a los oferentes seleccionados.

Publicación del acto de adjudicación en el Diario Oficial.

 

Sección VIII

Procedimiento para la venta al socio estratégico

 

ARTÍCULO 302.- Normativa aplicable

El derecho al cuarenta por ciento de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A. se venderá por el procedimiento de concurso internacional establecido en este capítulo y supletoriamente por la normativa reglamentaria que se dicte.

ARTÍCULO 303.- Publicación de la invitación a participar

El procedimiento se iniciará con la publicación de un aviso, al menos en dos diarios o semanarios internacionales especializados, por medio del cual se invite a presentar manifestaciones de interés en la compra.

El aviso describirá el objeto de la contratación, los criterios que se usarán para la precalificación de los interesados y el plazo y lugar para la presentación de las manifestaciones de interés.

ARTÍCULO 304.- Precalificación de los candidatos elegibles

Corresponderá al Comité Directivo la precalificación de los candidatos elegibles, por medio de resolución fundada.

ARTÍCULO 305.- Bases para la presentación de ofertas

Se entregarán las bases para la presentación de ofertas a los candidatos precalificados, con indicación del plazo y lugar para su presentación.

Las bases deberán contener una descripción del procedimiento para la selección de las ofertas técnicas; la indicación de si la oferta económica se tendrá por definitiva o si se admitirá la puja y de las garantías que deberán rendirse con la presentación de las ofertas.

Con las bases deberán remitirse los antecedentes de Seguros de Costa Rica S.A., con la información que determine el Comité Directivo y el contrato de compra-venta propuesto.

ARTÍCULO 306.- Revisión de la información financiera

El Comité Directivo deberá fijar un plazo razonable a efecto de que cada uno de los candidatos precalificados pueda revisar la información financiera y actuarial de Seguros de Costa Rica S.A. La información que se solicite deberá ser razonable de conformidad con las prácticas internacionales y la normativa interna vigente.

ARTÍCULO 307.- Presentación de las ofertas

La presentación de la oferta técnica deberá hacerse separada de la oferta económica y ambas presentadas en sobres cerrados e independientes.

La oferta técnica deberá contener una declaración de idoneidad del oferente y un compromiso de desarrollar un plan específico para operar Seguros de Costa Rica S.A. con posterioridad a la venta, incluyendo dentro de éste, los aspectos relativos al manejo de las reservas técnicas que posea el Instituto.

ARTÍCULO 308.- Selección de las ofertas técnicas elegibles

Corresponderá al Comité Directivo la selección de las ofertas técnicas elegibles, por resolución fundada.

ARTÍCULO 309.- Adjudicación final

Las ofertas económicas serán abiertas en acto formal previamente notificado a los oferentes seleccionados y al que deberá dársele la publicidad debida.

El Comité Directivo adjudicará la contratación a la oferta económica más alta entre las ofertas técnicas elegibles.

No obstante no procederá la adjudicación si la oferta económica no supera el precio mínimo de venta que haya establecido el Comité Directivo.

ARTÍCULO 310.- Publicación del acto de adjudicación

El acto de adjudicación final deberá publicarse en el Diario Oficial.

ARTÍCULO 311.- Recursos

Contra las resoluciones del Comité Directivo cabrá el recurso de revocatoria, el cual deberá interponerse dentro de los tres días hábiles siguientes a su notificación.

Contra el acto de precalificación y contra el acto de adjudicación final, tanto de la contratación del asesor financiero como de la venta del cuarenta por ciento de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A., solo cabrá el recurso de apelación ante la Contraloría General de la República.

El recurso deberá interponerse dentro de los diez días hábiles siguientes a la publicación del acto de adjudicación en el Diario Oficial.

Cualquier persona que tenga un interés legítimo, actual y directo, podrá interponer el recurso de apelación. El recurrente deberá indicar con precisión la infracción sustantiva al ordenamiento jurídico que se alega como fundamento de la impugnación.

Serán rechazados de plano los recursos que se funden en violaciones o vicios de forma, o que no concreten la infracción de fondo.

El Contralor General de la República contará con un plazo de un mes para resolver la apelación. Su silencio implicará el rechazo de la apelación, sin perjuicio de la responsabilidad que pudiera corresponderle.

 

 

Sección IX

Ajustes al precio

 

 

ARTÍCULO 312.- Ajustes al precio

Corresponderá al Comité Directivo acordar si serán admisibles reclamos por parte de los compradores al precio pagado. En caso de que el Comité admita tales reclamos, deberá velar porque las auditorías que se realicen para tales propósitos se basen en los mismos parámetros y criterios.

 

 

Sección X

Eficacia de la venta

 

 

ARTÍCULO 313.- Eficacia de la venta entre el Estado y los compradores

Entre el Estado y los compradores la venta, cesión y traspaso del cuarenta por ciento de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A., será eficaz con el pago del precio y la puesta en posesión de las respectivas acciones, de conformidad con las reglas establecidas en el párrafo siguiente.

El pago se realizará en el Banco Central de Costa Rica, en el plazo máximo que fije el Comité Directivo. Con el pago del precio, la Notaría del Estado entregará las acciones de Seguros de Costa Rica S.A., debidamente endosadas a sus respectivos adjudicatarios.

ARTÍCULO 314.- Eficacia de la venta para terceros

Para terceros, la venta y el traspaso de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A., se considerará eficaz a partir del día inmediato siguiente a la publicación de un aviso en el Diario Oficial y al menos en un diario de circulación nacional, en el que se informe sobre el traspaso. Este aviso deberá estar publicado a más tardar una semana después de que se efectúe el pago, de conformidad con lo establecido en el artículo anterior.

El aviso deberá contener una descripción breve de la transacción y de las incidencias que se hubieren presentado; los nombres de los asesores financieros y el nombre y dirección de los compradores.

 

 

Sección XI

Traspaso del resto del capital social

de Seguros de Costa Rica S.A.

 

ARTÍCULO 315.- Traspaso del resto del capital social

El sesenta por ciento restante de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A. será distribuido por el Estado en la forma siguiente:

Un veinte por ciento del capital, denominado en acciones preferentes, será traspasado a un fideicomiso que será administrado por el Banco Nacional, para destinar sus beneficios, ya sea mediante la venta de las acciones por medio de los mercados bursátiles organizados o mediante los dividendos que dichas acciones le produzcan al fideicomiso, al Régimen No Contributivo de la Caja Costarricenses del Seguro Social.

El restante veinte por ciento del capital, denominado en acciones preferentes, será traspasado al Régimen de Capitalización que administra la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional.

El restante veinte por ciento del capital, denominado en acciones comunes, será puesto a la venta a los empleados de la institución, a las cooperativas y al público en general, por medio de los mercados bursátiles organizados, de manera tal que se garantice la mayor transparencia en el proceso.

ARTÍCULO 316.- Derechos de accionistas minoritarios

Adicionalmente a los derechos establecidos en el Código de Comercio, los accionistas que compren el restante veinte por ciento de las acciones comunes de Seguros de Costa Rica S.A., tendrán el derecho de nombrar al menos un miembros de la Junta Directiva y un fiscal.

 

 

Sección XII

Venta de la Operadora de Pensiones y el Puesto de Bolsa

 

ARTÍCULO 317.- Disposiciones Generales

Para efectos de la venta del ciento por ciento de las acciones de la Operadora de Pensiones Complementarias S.A. y del Puesto de Bolsa S.A., el Comité Directivo, la Unidad de Implementación y la Comisión Fiscalizadora nombrados de conformidad con lo estipulado en esta ley, tendrán las mismas funciones y atribuciones que se les confieren en relación con la venta del cuarenta por ciento de las acciones de Seguros de Costa Rica S.A.

ARTÍCULO 318.- Del Procedimiento de Venta

El procedimiento para la venta del ciento por ciento de las acciones de la Operadora de Pensiones Complementarias S.A., y del Puesto de Bolsa S.A. será el mismo procedimiento estipulado en este capítulo con respecto a la venta de Seguros de Costa Rica S.A., con la salvedad de que el concurso se realizará a nivel nacional, lo cual no omite la participación de oferentes extranjeros.

Para efectos de estas ventas no será necesario contratar los servicios de un asesor financiero internacional.

El Comité Directivo podrá disponer que las ventas estipuladas en este capítulo se realicen sin necesidad del procedimiento de precalificación.

El Comité Directivo adaptará los reglamentos en lo que sea necesario para proceder con la venta en las condiciones descritas en este artículo.

 

 

Sección XIII

Disposiciones financieras

 

 

ARTÍCULO 319.- Gastos para la venta

El Banco Central de Costa Rica asumirá todos los gastos de la venta y girará puntualmente a la Unidad de Implementación los recursos necesarios para cubrir los gastos del Comité Directivo, la Unidad de Implementación y la Comisión Fiscalizadora, tales como pero no limitados a:

Honorarios de avalúos y peritazgos.

Honorarios de abogados y otros consejeros, asesores o consultores.

Gastos de publicidad.

Gastos de personal.

 

ARTÍCULO 320.- Destino de los recursos que genere la venta

El precio de la venta de las acciones comunes de Seguros de Costa Rica S.A., así como del Puesto de Bolsa y la Operadora de Fondos de Pensiones, serán depositado en el Banco Central de Costa Rica, en una cuenta separada a favor de la Tesorería Nacional, para los fines que se indican en los párrafos siguientes.

De los recursos generados por la venta de las acciones comunes, se deducirán los gastos, incluyendo los intereses correspondientes, en que haya incurrido el Banco Central de Costa Rica por el funcionamiento de la Unidad de Implementación a que se refiere la Sección III del Capítulo X de la presente ley. Los recursos restantes de dicha venta, serán presupuestados para la reducción de la deuda interna así como la construcción y equipamiento de aulas escolares.

 

 

CAPITULO XI

REFORMAS A DISPOSICIONES LEGALES

Sección I

Del Museo de Jade

 

ARTÍCULO 321.- Del Museo de Jade

1.- Autorízase al Instituto Nacional de Seguros para que en el plazo de ciento veinte días después de la entrada en vigencia de la presente ley, traspase el Museo de Jade al Museo Nacional.

2.- Igualmente se trasladará con sus derechos laborales acumulados el personal del Instituto Nacional de Seguros destinado en forma directa y exclusiva al mantenimiento y administración del Museo de Jade.

3.- Los trabajadores que no deseen el traslado el Instituto Nacional de Seguros les cancelará sus prestaciones legales y dará por terminados sus contratos de trabajo.

 

Sección II

Del Cuerpo de Bomberos

 

ARTÍCULO 322.- Adscripción y objetivos

1.- El Cuerpo de Bomberos seguirá dependiendo del Instituto Nacional de Seguros.

2.- El Cuerpo de Bomberos tendrá como objetivo principal la prevención, protección y el control de incendios en el país, ejerciendo dichas funciones con la máxima autoridad.

3.- Serán objetivos y funciones del Cuerpo de Bomberos:

Aminorar los daños y pérdidas causadas por incendios, inundaciones, derrumbes, terremotos, huracanes, urgencias médicas o cualquier otro desastre que se suscite en el país.

Asesorar en materia de prevención e investigación de riesgos.

Preparar los informes técnicos en caso de incendio y en cualquier otra situación que lo amerite.

Realizar los informes técnicos y las recomendaciones correspondientes acerca de las condiciones seguras de trabajo, en forma gratuita, a las empresas que así lo soliciten.

ARTÍCULO 323.- Disposiciones técnicas

La Superintendencia de Seguros enviará periódicamente a las compañías aseguradoras y reaseguradoras instaladas debidamente en el país, un informe acerca de las disposiciones técnicas que sobre prevención de riesgos de incendio haya emitido, así como de las inspecciones realizadas durante ese período de tiempo, poniendo a disposición de ellos los informes técnicos respectivos.

ARTÍCULO 324.- Financiamiento

1.- El Cuerpo de Bomberos se financiará con un recargo del cuatro por ciento (4 %) sobre las primas de todas las pólizas emitidas en el país, con excepción del seguro de riesgos del trabajo.

2.- Cualquier déficit presupuestario que afecte el funcionamiento de los Cuerpos de Bomberos serán financiados con recursos provenientes del Presupuesto Nacional.

Artículo 325.- De los aportes de las compañías de seguros

1.- Las compañías de seguros deberán cancelar en un plazo máximo de treinta días contados a partir de la fecha del pago efectivo recibido, el porcentaje correspondiente al financiamiento de los Cuerpos de Bomberos, según el inciso 1.a del artículo 324.

2.- Vencido el anterior plazo sin que se haya efectuado el pago, las compañías deberán pagar un recargo por cada día de atraso, igual a la tasa de interés pasiva a seis meses plazo del Banco Central vigente a esa fecha, más veinte puntos porcentuales por cada día de atraso.

ARTÍCULO 326.- Del costo de extinción de los incendios

Los cargos por concepto de extinción de incendios en lotes urbanos baldíos, de acuerdo al artículo 324 de esta ley, deberán cancelarse en un plazo máximo de treinta días, contados a partir de la fecha en que se emitan por parte de la Fundación.

Para los efectos del cobro judicial, la certificación que por este concepto emita la oficina respectiva de la misma Fundación tendrá carácter de título ejecutivo y el inmueble se entenderá gravado con hipoteca legal preferente en favor de los Cuerpos de Bomberos.

ARTÍCULO 327.- Del procedimiento de recaudación

Para la recaudación de los ingresos mencionados en el artículo 325 se seguirán los siguientes procedimientos:

1.- La Superintendencia de Seguros emitirá las disposiciones reglamentarias necesarias para garantizar a los Cuerpos de Bomberos la entrega total y oportuna de los porcentajes recaudados a través de las primas que se mencionan en el artículo 324 incisos 1 y 2 de esta ley.

2.- Para la determinación del costo por la extinción de incendios en zonas urbanas baldías, los Cuerpos de Bomberos deberá presentar en forma anual a la Contraloría General de la República los informes correspondientes que justifiquen el precio a cobrar a los propietarios de dichos inmuebles.

3.- Los Cuerpos de Bomberos comunicarán a los organismos encargados de las terminales de puertos aéreos y marítimos del país, en conformidad con los convenios internacionales vigentes en la materia, la forma y procedimientos de cancelación del cobro por la protección contra incendios.

ARTÍCULO 328.- Cuerpos de bomberos

Los Cuerpos de Bomberos quedan exonerados en forma permanente del pago de derechos de aduana por la importación de unidades extintoras de incendio y ambulancias, así como de cualquier otro equipo y vestimenta que sea inherente a la actividad que realizan para el funcionamiento eficiente de su labor.

 

 

Sección III

Modificaciones legales y derogatorias

 

 

ARTÍCULO 329.- De los seguros obligatorios

Los seguros obligatorios, creados por leyes especiales, quedarán sujetos a la legislación y reglamentos que los regulan, excepto en lo que aquí expresamente se modifican.

ARTÍCULO 330.- Reformas a la Ley de Mercado de Valores

Se modifican los artículos 169, 171, 172, 175, 177 y 180 de la Ley No. 7732, del 17 de diciembre de 1997, Ley de Mercado de Valores, para que se lean así:

"Artículo 169.- Integración. La Superintendencia General de Entidades Financieras, la Superintendencia General de Valores, la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia de Seguros funcionarán bajo la dirección de un órgano denominado Consejo nacional de supervisión del sistema financiero, también llamado el Consejo nacional, el cual estará integrado en la siguiente forma:

Cinco miembros que no serán funcionarios públicos, serán designados por la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, por mayoría de al menos cinco votos. Estos permanecerán en sus cargos cinco años y podrán ser reelegidos por una sola vez. De entre ellos y por períodos de dos años el Consejo Nacional elegirá a su Presidente pudiendo ser reelegido. Para estos efectos, no se reputarán funcionarios públicos, quienes se dediquen a la docencia.

El Ministro de Hacienda o , en su ausencia, un Viceministro de esa cartera.

El Presidente del Banco Central de Costa Rica o el Gerente.

El Superintendente General de Entidades Financieras, el Superintendente General de Valores, el Superintendente de Pensiones, y el Superintendente de Seguros asistirán a las sesiones del Consejo nacional, con voz pero sin voto. No obstante, el Consejo nacional podrá sesionar únicamente con la presencia de sus miembros, cuando así lo acuerde."

"Artículo 171.- Funciones. Corresponderá al Consejo Nacional las siguientes funciones:

a) ...

f) Nombrar y remover al Superintendente General de Entidades Financieras, al Superintendente General de Valores, al Superintendente de Pensiones, y al Superintendente de Seguros, así como a los respectivos intendentes.

g) Aprobar los presupuestos y la liquidación presupuestaria anual de la Superintendencia General de Entidades Financieras, de la Superintendencia General de Valores, de la Superintendencia de Pensiones y de la Superintendencia de Seguros, dentro del límite global fijado por la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, y remitirlos a la Forren General de la República para su aprobación final.

h) ...

i) Ejercer las demás atribuciones que le confieran las leyes respectivas, en relación con la Superintendencia General de Entidades Financieras, la Superintendencia General de Valores, la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia de Seguros.

j) Dictar las normas y políticas generales necesarias para el desarrollo de las funciones de la Superintendencia.

k) Mediante resolución fundamentada, autorizar la intervención de las entidades fiscalizadas, así como solicitar su quiebra y liquidación, al órgano jurisdiccional competente, de conformidad con lo establecido en la ley.

l) Conocer y resolver en alzada, en un plazo no mayor de quince días naturales, los recursos que se interpongan contra las resoluciones dictadas por el Superintendente, y los recursos de revisión. Las resoluciones del Consejo agotarán la vía administrativa.

ll) Durante el primer semestre de cada año, aprobar y publicar la información a que se refiere el numeral 6) del artículo 19 de la Ley de Seguros.

m) Imponer las sanciones administrativas de suspensión, cancelación e inhabilitación establecidas en esta ley.

ñ) Aprobar el presupuesto anual y los presupuestos extraordinarios de la Superintendencia."

"Artículo 172.- Nombramiento y desempeño. La Superintendencia General de Entidades Financieras, la Superintendencia General de Valores, la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia de Seguros contarán con sendos Superintendente e Intendente, quienes serán nombrados por el Consejo nacional, por mayoría de al menos cinco votos, por períodos de cinco años y podrán ser reelegidos cuantas veces lo acuerde el Consejo Nacional."

"Artículo 175.- Aporte de cada Superintendencia al financiamiento de sus gastos. Cada sujeto fiscalizado por la Superintendencia General de Entidades Financieras, la Superintendencia General de Valores, la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia de Seguros contribuirán, hasta con un máximo del uno por ciento (1%) de sus ingresos brutos anuales, al financiamiento de los gastos efectivos de la respectiva Superintendencia. En el caso de los emisores no financieros, la contribución será de hasta un cero coma uno por ciento (0,1%) anual sobre el monto de la emisión. Mediante reglamento del Poder Ejecutivo, se especificarán los porcentajes de la contribución, según los diversos tipos de sujetos fiscalizados, dentro de los límites máximos antes indicados, de manera que se cubra el veinte por ciento (20%) de los gastos de cada una de las superintendencias. No se impondrá una contribución adicional cuando un mismo sujeto quede sometido a las supervisión de más de una superintendencia, sino que el sujeto de que se trate contribuirá únicamente al presupuesto de su supervisor natural o principal, conforme a los términos del reglamento."

"Artículo 177.- Impedimentos. Ningún funcionario de las superintendencias podrá ser director, gerente, representante legal, personero, empleado ni socio de ninguno de los sujetos fiscalizados por las superintendencias; tampoco podrá tener participación, directa ni indirecta, en el capital de esos sujetos, excepto ser asociado en las cooperativas, mutuales de vivienda o asociaciones solidaristas, propietario de participaciones en fondos de inversión, afiliado a fondos de pensiones, o tomador de pólizas de seguro."

"Artículo 180.- Medios de transmisión y almacenamiento de datos. La Superintendencia General de Entidades Financieras, la Superintendencia General de Valores, la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia de Seguros podrán utilizar medios electrónicos o magnéticos de transmisión y almacenamiento de datos, para solicitar información a las entidades fiscalizadas y para mantener sus archivos, actas y demás documentos. La información así mantenida tendrá valor probatorio equivalente al de los documentos para todos los efectos legales."

ARTÍCULO 331.- Reformas a la Ley de Tránsito por Vías Públicas. Refórmanse los artículos 38, 40, 41, 42, 43, 45, 47, 50, 51 incisos a) y d), 52 incisos a) y b), 53 párrafo segundo, 54, 57 último renglón, 59 inciso c) y 60 de la Ley de Tránsito por Vías Públicas Terrestres:

"Artículo 38.- Establécese un seguro obligatorio para vehículos automotores, cuya administración y otorgamiento será obligatorio para todas las compañías de seguros autorizadas por la Superintendencia de Seguros, de conformidad con las regulaciones que se establecen en este capítulo y la reglamentación que emita la propia Superintendencia."

"Artículo 40.- Los propietarios de los vehículos deberán mantener vigente el seguro obligatorio para automóviles por medio del pago de la prima que anualmente fije la Superintendencia de Seguros, según los términos del artículo 43 de esta ley."

"Artículo 41.- Las personas físicas o jurídicas que se dediquen a la venta de vehículos automotores, nuevos o usados, deberán suscribir una póliza global, que cubrirá los mismos extremos que la póliza individual. La Superintendencia de Seguros establecerá el monto de las primas según los términos del artículo 43."

"Artículo 42.- Los propietarios de vehículos de matrícula extranjera o sus conductores deben suscribir y mantener vigente, mientras el automotor permanezca en el país, el seguro obligatorio en los términos que fija esta ley. Las autoridades de aduana extenderán el permiso para que el vehículo circule en el país, solo si se demuestra que se han cancelado los tributos correspondientes y se ha suscrito el seguro dicho, con la vigencia que defina la Superintendencia de Seguros."

"Artículo 43.- Las compañías de seguros quedan facultadas para clasificar los vehículos según el tipo de riesgo y establecer primas diferenciales para cada uno de ellos, utilizando, para ese efecto, bases técnicas, reales y actuariales y fundamentando en su propia experiencia, de tal forma que se garantice el costo de la administración y el otorgamiento de prestaciones en dinero, médico sanitarias y de rehabilitación, así como la solidez financiera del régimen.

La Superintendencia de Seguros revisará anualmente las tarifas y velará porque su importe no origine excedentes para las compañías de seguros. En caso de que así fuera, la Superintendencia ordenará la constitución de una reserva acumulativa para hacerle frente a futuras pérdidas del régimen hasta un veinticinco por ciento (25%) de las primas que se perciban en el año, si el excedente supera ese porcentaje, éste se aplicará al ajuste hacia abajo de las primas para el siguiente período."

"Artículo 45.- En caso de mora en el pago de la póliza, el asegurador aplicará un recargo del tres por ciento (3%) mensual sobre el monto original, hasta un máximo del treinta y seis por ciento (36%). Se exceptúan del pago por este concepto, los casos en que haya habido depósito de las placas de matrícula, de conformidad con el artículo 22 de esta ley."

"Artículo 47.- La Superintendencia de Seguros y la Dirección General de Policía de Tránsito coordinarán las acciones para la inmovilización de los vehículos en aquellos casos en que el seguro obligatorio no haya sido pagado."

"Artículo 50.- El monto de la cobertura del seguro obligatorio de vehículos por persona será el límite máximo que fije reglamentariamente la Superintendencia de Seguros.

El límite del monto por accidente se establecerá al multiplicar la capacidad de pasajeros autorizados del vehículo, por el límite por persona indicado en el reglamento y se mantendrá, para cada persona afectada, el límite máximo señalado en el reglamento.

En casos de lesionados menores de trece años, o mayores de esta edad pero no asegurados por el Régimen de Enfermedad y Maternidad de la Caja Costarricense de Seguro Social, el monto por accidentado podrá incrementarse previo estudio socioeconómico elaborado por profesionales de las compañías de seguros al doble del monto de cobertura por persona, vigente a la fecha del suceso. Este monto adicional solo podrá ser utilizado para satisfacer necesidades de prestaciones médico sanitarias suministradas o facilitadas por el asegurador.

En caso de muerte o incapacidad permanente superior al sesenta y siete por ciento (67%) de la capacidad general, el monto de la cobertura será el estipulado reglamentariamente."

"Artículo 51.-

...

a) Asistencia médico quirúrgico, hospitalaria, farmacéutica y de rehabilitación que suministre o contrate el asegurador.

d) Pagos de hospedaje y alimentación, cuando el lesionado, con motivo del suministro de las prestaciones médico sanitarias o de rehabilitación, deba trasladarse a un lugar distinto al de su residencia habitual y la compañía de seguros no pueda suministrar ese servicio. El monto por este concepto será fijado reglamentariamente por la Superintendencia de Seguros."

"Artículo 52.- Para el suministro de prestaciones económicas y sanitarias que se deban otorgar al amparo del seguro obligatorio de los vehículos, rigen las siguientes normas:

a) Las prestaciones por este seguro comenzarán a brindarse por los médicos que hayan dispuesto cada una de las compañías de seguros o por los que la víctima contrate en su condición de lesionada. Para tener derecho a ellas, se debe informar a las compañías de seguros mediante aviso de accidente, que está obligado a presentar el conductor o propietario del vehículo o cualquier autoridad que conozca sobre el hecho.

La víctima o sus familiares podrán dar aviso a la compañía de seguros, acerca del suceso aportando o indicando, en su caso, la prueba que tengan.

El plazo para dar aviso será de diez días hábiles después del accidente. Sin embargo, queda a criterio de cada compañía su aceptación en fecha posterior a la indicada, salvo que se demuestre que ha existido imposibilidad real para presentar la prueba en el plazo estipulado. En este último caso, el plazo corre a partir del momento en que cese la imposibilidad.

b) Será motivo suficiente para interrumpir los beneficios de este seguro, que el asegurado, el conductor o la víctima, al denunciar el accidente o al tramitar el reclamo, oculten, informen o expongan con falsedad o inexactitud cualquier hecho o circunstancia determinante en la calificación del accidente, o que incurra en cualquier fraude o falso testimonio con respecto a lo anterior, cuando así lo determine la autoridad judicial. Cuando esas circunstancias originen un pago indebido, las compañías de seguros tendrán derecho a exigir, por la vía ejecutiva, el reintegro de las sumas pagadas, en exceso o en forma indebida. Para esos efectos, será título ejecutivo la constancia sobre los costos incurridos, expedidos por el asegurador. ..."

"Artículo 53.-

...

Sin embargo, en estos casos las compañías de seguros suministrarán las prestaciones económicas y los servicios médicos, para lo cual considerará el monto máximo por accidentado. En tal caso, cada compañía se subrogará, de pleno derecho, el monto pagado, y podrá cobrar, por la vía ejecutiva, las sumas erogadas solidariamente al conductor y al propietario del vehículo causante del accidente. Para tales efectos, será título ejecutivo la certificación que expida el asegurador de la suma pagada."

"Artículo 54.- Se dará preferencia al pago de las prestaciones en dinero y los servicios médicos contratados con terceros, excepto los suministrados por la Caja Costarricense de Seguro Social y por las propias compañías de seguros, hasta los límites de cobertura establecidos. No obstante, si queda algún remanente, se le cancelará a la Caja Costarricense de Seguro Social el costo de los servicios suministrados, cuando así corresponda, hasta agotar el monto máximo de cobertura por persona. Los servicios médicos, hospitalarios y farmacéuticos que no pueda otorgar el asegurador en vista de haberse agotado el monto disponible por persona, serán suministrados por la Caja Costarricense de Seguro Social, prestataria de esos servicios, independientemente de que se trate de accidentados asegurados o no asegurados en el Régimen de Enfermedad y Maternidad."

"Artículo 57.- ... a satisfacción del asegurador."

"Artículo 59.-

...

c) ...

En este caso, debe aportar las pruebas necesarias de su condición al asegurador."

"Artículo 60.- La conmutación de rentas solo procederá por vía de excepción, cuando se trate de menores de edad y de las sumas por concepto de incapacidad permanente o de fallecimiento y, esa conmutación sea recomendada por cada compañía de seguros. En este caso, todos los antecedentes se pondrán en conocimiento del órgano jurisdiccional correspondiente para su resolución. Ese despacho solicitará el criterio del Patronato Nacional de la Infancia sobre su utilidad y necesidad. Este criterio deberá rendirse en un plazo no mayor de ocho días hábiles."

ARTÍCULO 332.- Reformas a la Ley del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda

Refórmase el artículo 168 de la Ley No. 7052 del 13 de noviembre de 1986 para que se lea así:

"Artículo 168.- Toda operación hipotecaria realizada para los fines de esta ley, otorgada por una entidad autorizada, deberá contar con el respaldo de un seguro obligatorio contra incendio y terremoto, que cubra el avalúo de la vivienda existente sin contar el valor del terreno o de la que esté en proceso de construirse, y de un seguro temporal de desgravamen hipotecario decreciente. Todas las compañías de seguros instaladas debidamente en Costa Rica tendrán la obligación de emitir al costo los seguros a que se refiere este artículo.

La Superintendencia de Seguros, previa consulta al Banco Hipotecario de la Vivienda emitirá anualmente las disposiciones correspondientes acerca de las bases técnicas de dichos seguros para la determinación de los montos de las primas, las que en ningún caso podrán originar excedentes en favor del asegurador. En caso de que así fuere, se constituirá una reserva acumulativa para hacerle frente a futuras pérdidas hasta un veinticinco por ciento (25%) de las primas que se perciban en él, hacia abajo de las primas para el siguiente período."

ARTÍCULO 333.- Reformas a la Ley Reguladora del Transporte Remunerado de Personas en Vehículos Automotores Refórmanse los artículos 18, 19 y 20 de la Ley No. 3503 del 10 de mayo de 1965 y sus modificaciones para que se lean así:

"Artículo 18.- Para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones y las responsabilidades pecuniarias en que pudiere incurrir, el concesionario deberá rendir garantía por la suma que fije el Ministerio de Transportes, que no podrá ser inferior a cinco mil colones (¢5.000,00) para cada concesión. La garantía podrá ser fiduciaria, prendaria o hipotecaria, rendirse mediante póliza del Instituto Nacional de Seguros o de cualquier compañía de seguros debidamente autorizada por la Superintendencia de Seguros o depósito en efectivo o valores del Estado."

"Artículo 19.- Los propietarios de vehículos de servicio público para transporte de personas, están obligados a obtener una póliza por cada vehículo, que cubra su responsabilidad pecuniaria por lesión o muerte de terceros, excepto los trabajadores suyos, y por daños a la propiedad ajena, de acuerdo con los reglamentos de esta ley, los cuales deberán ser consultados de previo y en lo conducente con la Superintendencia de Seguros. Las pólizas de responsabilidad pecuniaria contempladas en este artículo tendrán vigencia de un año y su vencimiento coincidirá con la fecha en que haya de verificarse la revisión del vehículo correspondiente por la Inspección de Tránsito. No se expedirá, renovará o restituirá la licencia de circulación, mientras no se compruebe la existencia de la póliza de responsabilidad civil prescrita por este artículo."

"Artículo 20.- Los autobuses y automóviles de servicio público podrán ser conducidos únicamente por quienes posean licencia especial para conducir esta clase de vehículos, la cual se otorgará previa demostración de capacidad. Esta licencia tendrá vigencia de un año y su expedición estará exenta del pago de papel sellado, timbres o impuestos, cuando haya sido solicitada por medio de una organización gremial debidamente inscrita en el Ministerio de Trabajo, que represente a los conductores de estos vehículos. El conductor de autobuses o automóviles de servicio público deberá rendir una fianza anual de cinco mil colones (¢5.000,00) que cubrirá la responsabilidad del conductor por lesión o muerte de personas. Tal fianza consistirá en un bono de garantía emitido por el Instituto Nacional de Seguros o por cualquier otra compañía de seguros debidamente autorizada por la Superintendencia de Seguros y que cubrirá el exceso sobre los montos fijados en la póliza de responsabilidad civil que específicamente cubra el vehículo con el cual se causó el accidente. Corresponderá exclusivamente al Instituto Nacional de Seguros y al resto de compañías la apreciación del riesgo moral que signifique al interesado, siempre que medie prueba documental sobre antecedentes desfavorables de éste."

ARTÍCULO 334.- Derogatoria del inciso i) del artículo 6 de la Ley de Cooperativas. Derógase el inciso i) del artículo 6 de la Ley No. 6756, Ley de Cooperativas.

ARTÍCULO 335.- Derogatoria del Seguro Integral de Cosechas. Sin perjuicio de los derechos de los asegurados, se derogan las leyes No. 4461 del 10 de noviembre de 1969 y la No. 5932 del 27 de setiembre de 1976 que crearon y universalizaron el Seguro Integral de Cosechas.

ARTÍCULO 336.- Derogatoria general

Sin perjuicio de las normas que expresamente se derogan o modifican, esta ley deroga cualquier norma general o especial de rango legal que se le oponga.

ARTÍCULO 337.- Orden público y reglamentación

La presente ley es de orden público y será reglamentada por el Poder Ejecutivo en un plazo no mayor de tres meses, sin perjuicio de las normas y disposiciones complementarias que establezca la Superintendencia de Seguros, conforme a la ley.

ARTÍCULO 338.- Rige a partir de su publicación.

 

 

CAPITULO XII

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

 

TRANSITORIO I.- Autorízase al Instituto Nacional de Seguros a la revaloración de sus activos así como la capitalización total de todas aquellas reservas que en la actualidad administra y que resulten superiores a los requerimientos técnicos exigidos por la Superintendencia de Seguros. Queda autorizada la Junta Directiva del Instituto Nacional de Seguros para determinar la distribución de tales reservas de conformidad con los requerimientos de esta ley, según se trate de operaciones de seguros o reaseguros.

TRANSITORIO II.- Autorízase la capitalización en favor del Instituto Nacional de Seguros de las reservas técnicas del Seguro Integral de Cosechas. La Junta Directiva del Instituto Nacional de Seguros queda facultada para determinar su distribución.

TRANSITORIO III.- Autorízase al Instituto Nacional de Seguros a implementar programas de capacitación y entrenamiento a sus trabajadores, con el propósito de facilitar su reubicación en el mercado laboral; así como de cubrir las cuotas necesarias para otorgar pensiones anticipadas a los empleados que así lo soliciten.

TRANSITORIO IV.- En un plazo máximo de seis meses después de la entrada en vigencia de esta ley, iniciará sus funciones la Superintendencia de Seguros. Los costos que genere su instalación e inicio de funciones, serán cubiertos por el Ministerio de Hacienda y de las disposiciones que emanan de esta ley

TRANSITORIO V.- En cumplimiento de las disposiciones de esta ley y del proceso de apertura gradual de los mercados de seguros y reaseguros, las siguientes acciones se ejecutarán en los plazos que se indican:

1.- Dentro de los dos meses siguientes a la entrada en vigencia de esta ley:

a) El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero deberá nombrar al Superintendente y al Intendente de Seguros.

b) Crease una Comisión Especial para el estudio técnico y actuarial del Régimen de Riesgos del Trabajo. Dicha Comisión estará integrada de la siguiente forma:

i) El Superintendente de Seguros o su representante, quien la presidirá.

ii) El Presidente Ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros o su representante.

iii) Un representante del Consejo de Salud Ocupacional.

iv) Un representante nombrado por la Unión de Cámaras.

    1. Un representante nombrado por el Consejo Permanente de Trabajadores.
    1. La Comisión contará con la asesoría técnica necesaria para el cumplimiento de sus funciones. Los costos que genere el trabajo de esta Comisión estarán a cargo del Presupuesto Nacional.

2.- Cumplidos dos meses después de publicada esta ley en el diario oficial entrará en funciones la Comisión Especial encargada de estudiar el Régimen de Riesgos del Trabajo. La Comisión contará con un plazo máximo de seis meses para emitir sus conclusiones y recomendaciones, las que serán elevadas, de inmediato, a conocimiento de la Superintendencia de Seguros y de la Junta Directiva del Instituto Nacional de Seguros.

3.- Dentro de los seis meses posteriores a la entrada en vigencia de esta ley.

a) La Superintendencia de Seguros deberá emitir los reglamentos necesarios para cumplir con las obligaciones que se le imponen.

b) El Instituto Nacional de Seguros procederá a liquidar las prestaciones legales a todos sus actuales agentes de seguros, conforme a las normas vigentes que regulan esta materia, de modo que la comercialización de seguros y reaseguros se efectuará según lo señalado en la ley.

c) Para efectos de esta ley, dichos agentes de seguros quedan autorizados de hecho a participar como Agentes o Corredores de Seguros, debiendo cumplir, en un plazo máximo de tres meses contados a partir del momento de su separación del Instituto Nacional de Seguros, con las disposiciones que señalan en esta ley.

    1. Si al cabo de los seis meses mencionados, quienes han quedado de hecho autorizados por la presente ley para actuar como corredores de seguros no cumplieren con los requisitos exigidos, la Superintendencia de Seguros cancelará su autorización respectiva.

4.- El Instituto Nacional de Seguros podrá dar por terminados los contratos de trabajo y liquidar las prestaciones legales a todos o parte de aquellos trabajadores que se dediquen al ajuste de pérdidas, de modo que esa actividad se desarrolle según lo señalado en la ley.

Los trabajadores dedicados al ajuste de pérdidas que vieren terminado su contrato de trabajo, quedarán autorizados de hecho para participar como ajustadores de pérdidas, debiendo cumplir, en un plazo no mayor de tres meses contados a partir del momento en que dejen de ser trabajadores del Instituto, con los requisitos exigidos por esta ley. Caso contrario, la Superintendencia de Seguros cancelará la autorización correspondiente. Dicha autorización será en los ramos previamente autorizados por el Instituto Nacional de Seguros, al menos con un año de anticipación.

TRANSITORIO VI.- Para efectos del cumplimiento de lo establecido en el artículo 272 el Instituto Nacional de Seguros traspasará los activos y pasivos necesarios para el funcionamiento continuo de todas las pólizas vigentes a la aprobación de esta ley, con excepción de los referentes al seguro de riesgos de trabajo.

TRANSITORIO VII.- El Estado, como dueño de Seguros de Costa Rica S.A., continuará ejerciendo en forma monopólica los seguros y reaseguros comerciales que en virtud de esta ley se traspasan a la citada sociedad anónima, por un plazo de seis meses, contados a partir de la entrada en vigencia de esta ley.

TRANSITORIO VIII.- La Superintendencia de Seguros, una vez cumplido el plazo establecido en el transitorio anterior, autorizará a la Sociedad de Seguros del Magisterio para que coloque pólizas en el mercado de seguros, previo cumplimiento de los requisitos establecidos para la participación en el mismo.

TRANSITORIO IX.- La Superintendencia de Seguros, transcurridos seis meses de la entrada en vigencia de esta ley, podrá autorizar la participación, previo cumplimiento de los requisitos establecidos, de terceros interesados en el mercado de seguros.

TRANSITORIO X.- El Poder Ejecutivo, dentro de los doce meses siguientes a la entrada en vigencia de esta ley, venderá las acciones de Seguros de Costa Rica S.A., conforme al procedimiento previsto en esta ley, e igualmente traspasará el restante cuarenta por ciento del capital accionario a los demás sujetos contemplados en esta ley.

 

Miguel Ángel Rodríguez Echeverría
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

 

 

Leonel Baruch
MINISTRO DE HACIENDA

 

 

 

1 de diciembre de 1998. dr.-, gdp.

 

  

 

NOTA: Este proyecto pasó a estudio e informe de la
Comisión Permanente de Asuntos Hacendarios.

 

NOTA: El Depto. de Servicios Parlamentarios solo le dio
formato a este proyecto de ley.

concerta@ns.mideplan.go.cr